COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

Cuidado, no se confunda, esta foto es del ferrocarril cubano, que en agosto del año pasado se abrió a la inversión extranjera. De ese color era el ferrocarril de pasajeros en México, antes de desaparecer en 1998.

 

  • El peso de Porfirio Díaz
  • Nadie podrá igualarlo
  • Descuido al escrúpulo

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., sábado 5 enero 2019.- Es muy rica la polémica generalizada que ha desatado la Cuarta Transformación, a la que, además de sus seguidores, también le es fiel la fe en el porvenir, siempre y cuando consideremos que existe la fe sin esperanza -tal vez como la de las víctimas de Ayotzinapa- pero no la esperanza sin fe, aquella que mueve montañas y gana elecciones. Y cada vez son más las y los mexicanos que tienen fe en el futuro. En la mañana de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no le interesa el dinero, sino las ideas, especialmente las que luchan contra las injusticias, algo que de 1929 a 2018 intentó sin conseguir, el partido político hegemónico, ya inexistente, en opinión de Cuauhtémoc Cárdenas, al decir que el movimiento lopezobradorista no solo ganó la Presidencia, sino que también sepultó al sistema mexicano de partidos. Naturalmente, los 16 presidentes priistas, desde Plutarco Elías Calles y hasta Enrique Peña Nieto, indudablemente construyeron un gran país, pero quedaron a deber… Gran país sería si el valor del peso mexicano frente al dólar estadunidense fuera el mismo con el que Porfirio Díaz concesionara los primeros nueve mil 544 kilómetros de vías férreas en 1890, 13 mil 615 en 1900 y cuando estallara la Revolución en 1910 añadiera 19 mil 280 kilómetros más, para una red ferroviaria en todo el país de 42 mil 439 kilómetros; y hoy, 18 presidentes de la República y 128 años después, abunda quien se escandaliza con la actualización de tan solo mil 500 kilómetros del Tren Maya. Gran país sería si realmente, como presumiera José López Portillo, uno de aquellos adalides presidenciales, se hubiera administrado la abundancia. La Revolución no solo devaluaría el peso porfirista al dos por uno, sino que destruiría también 19 mil 94 kilómetros de vías férreas… En 1937 Lázaro Cárdenas expropiaría también los Ferrocarriles, por ser “de utilidad pública”. De 1939 a 1951 se construyeron solo mil 26 nuevos kilómetros. El México que perdimos en la Revolución, con Ferrocarriles malbaratados por Ernesto Zedillo en mil 400 millones de dólares y el México del partido hegemónico, subastado por Carlos Salinas en 1988 por un puñado de lentejas, vienen por su revancha en la 4T, en la cual creen muchísimos mexicanos… Nuestro único lector nos envió un comentario en días pasados, cuando hablamos de la tragedia poblana, pero nos pide no citar su nombre. Nos dice: “Don Javier: buenos días. Si mal no recuerdo el sustituto de Moreno Valle en Puebla, defenestrado por LEA, fue Daniel Morales, Director de la Revista Mañana… Él o un familiar de él. No estoy seguro. Le ruego me corrija… Pero la verdadera razón de este correo es el de desearle feliz fin de año y más feliz 2019, que sea mejor que 2018 finaliza. Un abrazo”. Atendimos de inmediato esa interrogante: “FELIZ AÑO, mi respetado y afectivo amigo DJ: Ciertamente, como periodista nato que es usted, olfateó fácilmente la debilidad de un dato: el que manejé como el sucesor del gobernador de Puebla, el médico militar Rafael Moreno Valle, abuelo del siniestrado exmandatario estatal del mismo nombre y sobrino de Javier, el dueño del Canal de TV 40, que lo perdiera por deberle a Ricardo Salinas Pliego 54 millones de dólares. Aun hoy en día algunos periodistas de aquella plataforma noticiosa como Ciro Gómez Leyva, Carmen Aristegui y Carlos Puig, estiman que podría recuperarse. El punto aquí es que Aarón Merino Fernández no fue el sucesor, sino Mario Mellado García, sustituido luego por el Congreso con el nombramiento de Gonzalo Bautista O’Farril, quien gobernaría Puebla de 72 a 73, cuando sería reemplazado, entonces sí, por uno de los cuatro Morales Blumenkron que había: Guillermo, hermano de Fernando y Conchita Solana Morales, y también del director de la revista Mañana, don Daniel Morales Blumenkron”.

LA COSA ES QUE…

Naturalmente, ofrecimos una disculpa a nuestro lector porque momentáneamente descuidamos el rigor y el escrúpulo que acostumbramos en nuestros textos. Nos contestó: “Gracias por ampliar el tema con la información verdadera… No se preocupe: al mejor cazador se le escapa una liebre. Lo que pasa es que no puedo dejar de leer su columna que siempre me parece interesante, además de provenir de su pluma…”; qué tal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *