COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

 

 

  • La mejor política en 30 años

  • CAASA se va a su casa: Tere

  • Vigilar que no haya sabotaje

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., martes 4 de septiembre de 2018.- Al anunciar la alcaldesa Tere Jiménez Esquivel: “CAASA puede ir preparando sus maletas”, y el rechazo a renovar la concesión del agua a esa empresa, esta Ciudad sede la Convención Revolucionaria de 1914, registró ayer el mayor acontecimiento político de los últimos 30 años, desplazando con mucho a la tibieza de sus antecesores en la presidencia municipal, en la manera de resolver una coyuntura crítica, que tanta lastimaba a la población: Luis Armando Reynoso Femat (1999-2001), Ricardo Magdaleno Rodríguez (2002-2004), Martín Orozco Sandoval (2005-2007), Gabriel Arellano Espinosa (2008-2009) –excepto el interinato de Adrián Ventura en 2010- Lorena Martínez Rodríguez (2011-2013) y Juan Antonio Martín del Campo (2013-2015), nada hicieron y menos y aun los gobernadores timoratos, desde 1992-1998 con Otto Granados Roldán –cuando el alcalde priista Fernando Gómez Esparza (1993-1995) promoviera la privatización y luego el panista Alfredo Reyes Velázquez (1996-1998) blindara la concesión- Felipe González (1998-2004), LARF (2004-2010), Carlos Lozano de la Torre (1010-2016) y MOS (2016-) estuvieron y han estado muy por debajo de lo que el pueblo quería: bien común o justicia social, elíjase el ícono ideológico que se desee… Tres largas décadas de pillerías llegarán a su fin en una empresa concesionaria que primero fue mexicana-española-francesa y finalmente, más gala que azteca, de la que llegaron a salir –como documentara oportunamente este reportero desde 2013- cuantiosos donativos a los partidos políticos de Nicolás Sarkosy y Mariano Rajoy, al final del día también inmersos en escandalosos episodios de corrupción, dineros que salían precisamente de las más de 40 diferentes tarifas por el mismo metro cúbico del vital líquido. Treinta años de insultante empobrecimiento popular llegarán pronto a su fin. “No hay marcha atrás”, dijo enfática y categórica la presidenta municipal Tere Esquivel, cuando leyó la carta con que responde a la solicitud de renovación de la concesión… Ahí estaba, no podía faltar, el activista Antonio Ruvalcaba, esta vez aplaudiendo porque ya no tuvo nada que protestar. Lo lamentable de estos acontecimientos que rebasan toda expectativa, es decir, una conferencia de prensa donde habrá un anuncio histórico, es la falta de logística para manejar tan delicada como importante situación. Una conferencia de prensa no es para el público en general, sino exclusivamente para medios de comunicación. Todo gregarismo humano se rige por el orden y cuando no lo hay lo que surge es el caos y la anarquía. Esto es lo que suele ocurrir en una conferencia de prensa en Aguascalientes, donde las preguntas se agolpan simultáneamente, sin ningún recato. Y, por otro lado, las respuestas suelen no estar a la altura de las circunstancias por la falta de oficio. En 12 años de cubrir eventos para prensa en esta localidad jamás he visto en ningún orden ni nivel de gobierno, una conferencia de prensa que permita primero, al funcionario explicar con claridad su mensaje y, después, al reportero, formular cómoda y ordenadamente su pregunta, a fin de poder percibir bien para transmitir mejor la noticia de interés público. Cuando no hay orden en una conferencia de prensa se corre el riesgo de que la pureza de la noticia llegue contaminada a la opinión pública. Y esto ocurre con frecuencia en Aguascalientes… Quien esto escribe ha sido el primer reportero que cuestionó las inconsistencias con que CAASA opera la concesión del agua, un derecho humano convertido por esa empresa en un bien comercial privado. Entre 2013 y 2018 podemos destacar dos escenarios sobresalientes en favor de retirar la concesión del agua: el primero fue el espléndido esfuerzo parlamentario del diputado del Partido del Trabajo, Jesús Rangel de Lira, quien de manera documentada demostró una serie de inconsistencias, que no llegarían a buen fin porque en su Legislatura tenía una mayoría priista y panista apabullante, que no le dejaron seguir adelante. Y el otro escenario, fue un evento denominado Diálogos por el Agua –o algo así- en el Centro de Investigaciones de Docencia Económica, el CIDE Aguascalientes, donde por primera vez expertos en la materia realizaron una exhaustiva “autopsia” del tema y se perfilaron varios escenarios de solución, mismos que fueron entregados por el regidor Miguel Romo Reynoso a la alcaldesa Tere Jiménez en su momento.

LA COSA ES QUE…

Dentro de esa caótica conferencia de prensa pudimos formular una pregunta a Ccapama, sobre si el Municipio estaría preparado ante la eventualidad de que CAASA, como sabemos que lo viene haciendo desde por lo menos los últimos dos años, retire la infraestructura hidráulica en la que más ha invertido, es decir, que ante la inminente salida la concesionaria se llevaría su costosa tecnología hídrica. Refugio Muñoz dijo que sí, que se evitará que eso suceda; qué tal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *