Andrés Manuel López Obrador

 

EL GOBIERNO NO SERÁ REHÉN DE GRUPOS DE INTERESES CREADOS

 

  • Replica información “a la ligera” de El Universal
  • Corrupción necesitaba complicidad de los medios
  • Con el nuevo aeropuerto un ahorro de 125 mmdp
  • No es la falta de presupuesto, sino la corrupción

 

 

COSA DE PRENSA

 

 

CIUDAD DE MÉXICO, sábado 11 septiembre 2021.- El presidente Andrés Manuel López Obrador replicó información “a la ligera” del periódico El Universal, porque perdió sus canonjías, pero siempre va a ser respetado.

 

La versión:

 

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Buenos días.

 

El día de hoy vamos a informar, como se acordó, sobre la construcción del aeropuerto ‘Felipe Ángeles’.

 

Esto se deriva de una denuncia que hizo el periódico El Universal, así, a la ligera, por coraje, porque son opositores al gobierno que represento, a partir de que ya no tienen las canonjías, los privilegios que se les daban anteriormente, sobre todo el dinero del presupuesto público que se les canalizaba para publicidad y otro tipo de prebendas.

 

Entonces, son opositores.

 

Siempre van a ser respetados, no hay censura, se va a garantizar la libertad de expresión, no se va a perseguir a nadie, no lo hemos hecho, ni se aplicará ninguna política represiva en contra de los medios de información, pero vamos a ejercer nuestro derecho de réplica y a informar al pueblo para que el gobierno no sea rehén de grupos de intereses creados, que eran los que antes mandaban y eran los que protegían a los que robaban.

 

Porque lo que imperaba era la corrupción y para poder llevar a cabo el atraco, el saqueo, los robos al presupuesto, se necesitaba contar con la complicidad de los medios de información, que se dedicaban a obedecer y a callar como vasallos.

 

Por eso no se denunciaba nada, el tema de la corrupción en México no se abordaba en los medios de información, es hasta ahora, que nosotros nos hemos propuesto como parte fundamental de la Cuarta Transformación desterrar la corrupción de nuestro país.

 

Y esto ha significado acabar con privilegios y con estas relaciones de complicidad que existían, por eso constantemente los ataques en los medios de información, casi en todos, y en especial en los medios de información convencionales: los periódicos, la radio, la televisión, con honrosas excepciones.

 

Pero por lo general están muy molestos porque recibían mucho dinero de los gobiernos del periodo neoliberal y ahora ya no es así, ya esto es distinto, y por eso quedamos en aclarar lo del aeropuerto de Santa Lucía, ‘Felipe Ángeles’, no sólo para aclarar esta denuncia, sino porque nos importa mucho que la gente, que todo el pueblo sepa que se trata de una gran obra, que tiene tres elementos que la distinguen:

 

Primero, la calidad de la obra. Es de las mejores obras de este tipo que se está realizando en el mundo.

 

Segundo, el tiempo de construcción.

 

Tercero, el costo, porque no hay corrupción.

 

Estamos hablando de un ahorro de la obra de 225 mil millones de pesos; pero como se le agregan los 100 mil que se tuvieron que destinar al pago de los contratos que se habían contraído con las empresas por el nuevo aeropuerto de Texcoco, o el proyecto de Texcoco, de todas maneras, agregándole los 100 mil, son 175 mil millones, para 300 mil que tenían estimado que iba a costar el proyecto de Texcoco, son 125 mil millones de ahorros.

 

Decía yo que con eso casi se está financiando o es muy cercano a lo que va a costar el Tren Maya, nada más para tener una idea de lo que es desterrar la corrupción.

 

El problema no es la falta de presupuesto, el problema es la corrupción. Es que se robaban mucho, casi todo, no le llegaba nada al pueblo, no le transferían recursos del presupuesto, todo era en beneficio de una minoría rapaz. El gobierno era un comité al servicio de una minoría, no representaba al pueblo.

 

Entonces, ese es el gran cambio que se está llevando a cabo.

 

Cuesta mucho trabajo que los que medraban, los que vivían con privilegios, al amparo del poder público, acepten que ya son otros tiempos y que tenemos que limpiar de corrupción al gobierno y a los grupos de potentados que estaban acostumbrados a hacer jugosos al amparo del poder público.

 

Pero vamos avanzando, la gente lo está entendiendo muy bien. ¿Cómo no lo van a entender, si todos sabían que había corrupción, todos?

 

Pero imagínese cuánta conciencia ha tomado quienes nos recibían nada, y ahora están recibiendo beneficios, son los que más han asimilado de que imperaba la corrupción porque ahora están recibiendo lo que antes se les negaba porque se destinaba a beneficiar a minorías, a toda la estructura piramidal de poder: los potentados, los que realmente mandaban, los que se sentían los dueños de México, sus empleados, gobernantes, legisladores, jueces, magistrados, ministros, hasta presidentes de la República, peleles, títeres.

 

En una escala abajo, los medios de información, porque se necesitaba el aplauso, la justificación del atraco; y todavía más, debajo de esa pirámide de poder, los intelectuales alcahuetes, los intelectuales orgánicos, que tenían que convencer con sofismas, con seudo teorías de que era importante la privatización, de que era importante el que se liberara el mercado, que era muy importante la libertad, sobre todo la libertad del zorro en el gallinero, que no había que proteger al pueblo, que el Estado debía de desaparecer o diluirse, pero no meterse en promover el desarrollo, todo eso lo fueron elaborando.

 

Y que además había que triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole, y que eso del nacionalismo era anacrónico, que era cosa del pasado, que era importante la modernidad.

 

Nosotros queremos la modernidad, pero forjada desde abajo y para todos, no la modernidad para beneficio de las minorías, no convertir deudas privadas de unos cuantos en épocas de crisis en deuda pública.

 

Pues eso es lo que ya no existe y ahora estamos aplicando una nueva política económica, lo que nosotros denominamos la economía moral y va saliendo adelante el país y estamos logrando esa transformación de manera pacífica.

 

Y es una regla de oro la transparencia, por eso es esta rueda de prensa de todos los días y por eso vamos a aclarar, vamos a informar el día de hoy, que era algo también que no se hacía, no se le informaba al pueblo, muchísimas cosas se desconocían porque la política, según los potentados, era asunto de los políticos, no asunto de todos.

 

Ahora es distinto, ahora la política es asunto de todos, todos participamos, todos nos informamos, se garantiza el derecho a la información, concluyó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.