POSICIONAMIENTO DE FERNANDO HERRERA

POSICIONAMIENTO DE FERNANDO HERRERA

 

*El endeudamiento, un asunto de todos, porque la pagamos con nuestros impuestos y recibimos peores servicios.

*Los intereses son tantos que los 321 mil millones de pesos que entregó el Banco de México sólo alcanzan para cubrir cinco meses.

CIUDAD DE MÉXICO., miércoles 12 de abril de 2017.- La deuda del gobierno federal nos afecta a todos como ciudadanos, porque la pagamos con nuestros impuestos  y recibimos peores servicios públicos, razón por la cual debemos alertar sobre el alarmante, peligroso e incontrolable endeudamiento que afecta la esperanza nacional de vivir mejor.

Así lo afirmó el senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila, coordinador de los senadores panistas, al analizar el impacto de los remanentes entregados por el Banco de México al gobierno federal.

Como ocurre en la vida diaria de cada uno de nosotros, los intereses que paga el país por la deuda disminuyen las posibilidades de una vida mejor pues el único que gana es el que presta el dinero. México, agregó, nunca se había endeudado como en este gobierno, que prácticamente ha duplicado la deuda en sólo cuatro años.

Desde Echeverría y López Portillo sabemos que deuda significa crisis, parálisis económica, desempleo, pérdidas de ahorros, carestía que afecta a los más pobres y descenso en la calidad de vida de la clase media, señaló el presidente de la Junta de Coordinación Política.

Herrera Ávila destacó que es intolerable y altamente peligroso para el país el crecimiento desbocado del 89.66 por ciento que la deuda pública ha registrado en los primeros cuatro años de esta administración, al pasar de 5.1 billones a 9.6 billones, es decir un incremento de 4.5 billones.

Consideró urgente poner freno a los excesos en la contratación y manejo irresponsable de la deuda, que tan solo en los pasados 12 meses creció a un ritmo de 2 mil 209 millones de pesos diarios y su costo financiero, que incluye intereses, comisiones y gastos, se disparó 55.4 por ciento.

Recordó que en días pasados el Banco de México entregó a la Secretaría de Hacienda 321 mil 653 millones de pesos, que representan el mayor remanente de operación en la historia, equivalente al 1.5 puntos del Producto Interno Bruto.

De esa suma, Hacienda  destinará el 70 por ciento –esto es 225 mil 157 millones de pesos– para el pago de deuda; sin embargo, este traspaso, que es producto de las utilidades por la depreciación del peso frente al dólar en 2016, sólo alcanza para pagar cinco meses de intereses.

Es decir, precisó, el manejo responsable que el Banco de México ha hecho de la política  monetaria del país, a fin de mandar señales de certidumbre y de confianza a los mercados, contrasta con el pésimo manejo de las finanzas públicas del gobierno, su gasto excesivo y su endeudamiento desmedido.

De mantenerse esta tendencia, advirtió, el país llegará a niveles alarmantes que podrían derivar en una seria amenaza para su desarrollo, su solvencia, las finanzas nacionales, pero sobre todo podría poner en riesgo el bienestar de millones de mexicanos.

No queremos –añadió- Herrera Ávila-  que se repitan los tiempos nefastos del viejo PRI, endeudando a los mexicanos para solventar gastos corrientes, superfluos y burocráticos, ya que ese fue el camino que llevó a las crisis  y devaluaciones de finales de sexenio durante las gestiones priistas y a que las familias perdieran su patrimonio.

El gobierno federal, dijo,  debe entender que el endeudamiento es una salida falsa, cuyo manejo irresponsable, como lo ha hecho, puede llevar a la quiebra, y que las deudas, que  tarde o temprano tendrán que pagarse, recaerán, como siempre, en los mexicanos que menos tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *