GOBIERNO PERFILA ELECCIÓN DE ESTADO, ALERTA FHE

*NI su candidato se casa por el PRI, por mala fama.

*Grupo Atlacomulco, con todos los hilos en la mano.

CHIHUAHUA, Chih., lunes 15 de enero de 2018.- Con los recientes reacomodos en el gabinete, el gobierno federal envía señales claras de que prepara una elección de Estado para quedarse con la Presidencia de la República, advirtió el senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila.

Al mismo tiempo, el gobierno está generando un ambiente plagado de represalias, como lo revela el ataque al pueblo y gobierno de Chihuahua por denunciar la corrupción y el desvío de recursos públicos a las arcas del PRI.

El líder de los senadores del PAN afirmó que intencionalmente el gobierno  federal está fracturando la convivencia democrática, porque el poder se le va de las manos, con un partido con el mayor rechazo social, un precandidato que “no levanta” y un mandatario en su nivel más bajo de aceptación popular.

El PRI tiene tan mala fama que ni su propio candidato presidencial se casa con él, añadió.

Por eso, agregó, el gobierno hizo cambios en el gabinete con clara intención electoral, no para fortalecer a las instituciones. “Las  designaciones en Gobernación, Sedesol y el Cisen tienen evidentes implicaciones electorales”.

Son síntomas, añadió, de la desesperación del gobierno. Su precandidato no ha repuntado como se esperaba y se mantiene rezagado en un lejano tercer lugar en las preferencias electorales.

Además, indicó, la preocupación del gobierno es tal que los enviados de Los Pinos han asumido abiertamente el control de la campaña y el PRI y los priistas han sido desplazados de toda coordinación y toma de decisiones.

En los hechos, el Grupo Atlacomulco, al que pertenece el Jefe del Ejecutivo, tiene el control de la campaña y de los recursos para el espionaje político, como el Cisen, agregó. “Tienen todos los hilos y no quieren soltar el poder”

Herrera Ávila hizo notar que la designación del ex secretario de Educación como coordinador general de la campaña ha sido interpretada como el plan B del Presidente y ello refuerza la especie del inminente relevo de su precandidato.

“Lo cambien o no, el PRI no tiene posibilidad alguna de ganar la Presidencia”, afirmó el legislador.

Manifestó que el gobierno duda que la voluntad popular le favorezca el 1 de julio. El PRI es un partido en decadencia que ya no gana solo ni en elecciones locales  ni federales y desde hace varios años requiere de una confederación de partidos satélite, cuyo apoyo se resume al reparto de candidaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.