FALSOS CAMPESINOS ACAPARAN RECURSOS SOCIALES

FALSOS CAMPESINOS ACAPARAN RECURSOS SOCIALES

Foto.- Diputado Omar Noé Bernardino Vargas (PVEM), secretario de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego

  • Carecen de liderazgo, sólo “sirven para chantajear a gobernantes y ejercer presión social”, asegura
  • Se requiere un censo para transparentar sus actividades y garantizar que el dinero llegue a pequeños productores

CIUDAD DE MÉXICO, lunes 2 de enero de 2017.- Organizaciones presuntamente campesinas lucran con las necesidades de supuestos agremiados, tramitan y acaparan recursos financieros, y al entregarlos a cuentagotas, en el mejor de los casos, generan “cuellos de botella”, denunció el diputado Omar Noé Bernardino Vargas (PVEM), secretario de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego.

Sostuvo que la mayor parte del dinero obtenido por estas que se dicen agrupaciones agrícolas se queda en los líderes y no en el pequeño productor, que es el que más requiere apoyos para continuar sus labores en el campo.

En entrevista, lamentó que esas asociaciones se aprovechen de los productores, ya que en muchas ocasiones no representan a nadie o no tienen el liderazgo para atender las necesidades de los pequeños campesinos, pero “sirven para chantajear a gobernantes y ejercer presión social”.

“Se dedican a acaparar los recursos. Tienen técnicos que saben cómo acceder y bajar el dinero y algo entregan a los supuestos afiliados, pero la mayor parte se la quedan”, explicó.

Por eso, apuntó, se requiere crear un censo de todas las agrupaciones del campo, ya que no se sabe cuántas existen, y muchas son “patito” y no representan a nadie. “Son como el aire, no las ves, pero están en el ambiente”.

Insistió en que se necesita un padrón en el que todas las organizaciones nacionales, estatales, regionales y municipales se registren y se tenga una base de datos para saber quiénes son y a quiénes representan.

Un registro de esta índole coadyuvaría a la rendición de cuentas y transparencia en el uso de los recursos etiquetados en el presupuesto, porque “se desconoce el porcentaje que se desvía, aunque se sabe que es muy elevado y eso es preocupante”, sostuvo el legislador por Michoacán.

Se busca, expuso, que una agrupación campesina tenga representatividad, transparente el número de afiliados, se constituya conforme a derecho y que cuando acceda a recursos rinda cuentas e informe a quiénes los entregó.

De esta forma, se podrá detectar la cantidad que obtiene cada una y tendrá que justificar a quién destina los fondos y si llegaron en el porcentaje previsto.

Así, añadió, se evitará duplicar los apoyos, porque a veces las organizaciones “patito” gestionan fondos para una persona, la cual es beneficiada con un tractor y créditos para semilla, ejemplificó.

Por eso, continuó, se debe hacer más eficiente la distribución de recursos, más ahora que son pocos, y garantizar que alcancen y lleguen a quienes lo requieren, porque nada más se quedan en los líderes y por eso se crean los “cuellos de botella”.

Atribuyó la falta de equidad en la entrega presupuestaria a “un problema de aplicación”, a las trabas y burocracia existente en las estrategias agrarias. Por eso, enfatizó, la gente no puede llegar a ellos. “Los programas son como si estuvieran arriba de un palo encebado”.

Consideró que “deben flexibilizarse las reglas de operación porque hay gente que no sabe ni escribir y se le exige llenar un formato ahora con computadora, de manera digital, y se tiene que meter a una plataforma. “Eso es un error, pues cómo un campesino va acceder a esa tecnología si en su rancho no hay ni luz y cómo va a utilizar Internet”.

Por los significativos recortes presupuestales, los legisladores necesitan ser creativos para garantizar que los recursos etiquetados se ejecuten con mucha responsabilidad y transparencia, para que lleguen con oportunidad. “Sólo así se logrará rendir cuentas, lo cual es fundamental para que se gaste bien y en lo que debe ser, y evitar que se destinen a otro rubro”.

“Como legisladores tenemos la responsabilidad no nada más de aprobar el presupuesto, sino de vigilar que los recursos que etiquetamos y aprobamos se ejecuten bien, a través de la rendición de cuentas”, subrayó.

Estimó que “si algún funcionario del orden federal, estatal o municipal incurre en malversación de fondos, hay que denunciarlo, porque los que le roban el dinero al pueblo tienen que estar tras las rejas, así de sencillo”.

Esto, dijo, “sin importar quién sea, desde el más humilde hasta el más encumbrado servidor público. Todos estamos obligados y buscar que los recursos se ejerzan bien”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *