De Memoria

De Memoria

PUEBLA, SUCESIÓN INTRAPIERNOSA…

Carlos Ferreyra Carrasco

CIUDAD DE MÉXICO, sábado 22 de septiembre de 2018.- Ando por los lavaderos poblanos, platico con alguna, muy poca gente, pero en todas recojo la opinión de que ni Éricka ni Barbosa son lo que necesita Puebla para salir del hoyo en que la dejó el delicadito marido de la primera que no tiene ni idea de lo que es gobernar.
Pretende, sin duda, ejercer una administración pública intrapiernosa, pero no con este tipo de inyecciones se aprende a servir a la gente. La señora memorizó ciertas frases rimbombantes, sonoras y seguramente penetrantes en el ánimo del público, igual que recalca los manoteos, los énfasis manuales que le enseñó su marido. Pero nada más.
De Barbosa recojo los más terribles comentarios. La gente recuerda a su familia como casi al borde de la indigencia. Actualmente es un poderoso, económicamente, clan familiar. Su fortuna, insisten, fue la pérdida de media pata en necesaria operación y su ascenso inmediato en el corazón de sus colegas senadores que lo elevaron hasta el altar de la Patria.
Seguramente en futuras pretensiones, buscará que su nombre quede en letras de oro en las paredes del Congreso federal o, ya de perdida, del Congreso estatal. Le dicen, popularmente, el señor barboso en evidente juego de palabras con ciertos animalitos panteoneros que en restaurantes elegantes sirven al bourguignon o con ajo y yerbas finas.
Lo peor para los poblanos, es que no tienen absolutamente ninguna confianza en el Instituto Electoral local al que acusan de hacerse lo que mejor hacen, esto es idiotas, permitiendo el fraude ni siquiera desde las urnas, sino directamente de las computadoras.
La denuncia de los alumnos y el grupo académico de la Ibero es tan firme, que estatalmente no se podrá resolver nada sin meterse en camisa de once varas. Han sido tan sucios en su comportamiento que no importa lo que dictaminen, de cualquier forma serán condenados. Y lo merecen.
Insólito, que no hayan detectado que en la mayoría de las casillas se hayan depositado más boletas que los votantes registrados, y que se evadieron toda suerte de irregularidades, al nivel de haber alcanzado hasta 92.1 por ciento de irregularidades en las 893 casillas analizaron y cuyas conclusiones dieron a conocer apenas hace un par de días.
Para quienes se asombran por las monumentales obras que cruzan la ciudad capital de lado a lado, en los pueblos del interior y ante la falta de atención de los ayuntamientos y del gobierno estatal, los vecinos se organizan y con palas y picos y botes con chapopote, arena negra y una apisonadora de mano, tapan los baches que hace casi intransitables las carreteras estatales.
Aprovechan es cierto, para pedir una colaboración que es voluntaria y a la que se niegan la mayoría de los indignados automovilistas que piensan que es un abuso “cobrarles” por lo que debería ser consecuencia de sus impuestos.
Ante el repudio demostrado por los ciudadanos a la autoridad electoral estatal, se ha pensado en enviar el asunto, sin trámite mayor, a las autoridades federales, a la señora Otálora y su tribunal electoral. Pero también con la enorme desconfianza de resoluciones dictaminadas por este organismo que no lo hacen el mejor garante de la legalidad. Afirman, como meras opiniones, que en el TEPJF están buscando colocarse con el nuevo gobierno.
Y para más Inri, el morenista lanzado por el partido de don Peje no les parece la mejor opción. En términos generales la gente espera que ni Éricka ni Barbosa aparezcan en las boletas si es que la elección es anulada y se convoca a nuevos comicios. La ley lo admite.
Poco habrá de vivir quien no alcance a conocer la resolución a este asunto: acomodos con el gobierno región cuatro, carpetazo y que se joroben los poblanos, regaño y directrices del nuevo tlatoani. Lo que resulte será un cochinero, lo fue desde el inicio del proceso electoral…
carlos_ferreyra_carrasco@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *