COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

Rodolfo Franco, Lizeth Romero y Carlos Gutiérrez, periodistas.

  • Periodistas Lizeth, Carlos y Rodolfo
  • Ingenua debilidad,  la clase política
  • Desvincular poder político y prensa

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., miércoles 7 noviembre 2018.- La noche del lunes se llevó a cabo en la Plaza Fundadores la presentación de los periodistas Lizeth Romero, Carlos Gutiérrez y Rodolfo Franco, en el marco de la celebración del primer aniversario del chat Vaivén Público, dirigido por el exregidor priista en tiempos del alcalde Gabriel Arellano, José Luis Proa. El tema “Medios de comunicación, poder y financiamiento público”. El evento es notable si se considera la enorme dificultad que implica reunir a más de un comunicador en torno a un tema de interés público. Lo sorprendente, además, fue también la capacidad de convocatoria. Asistieron dirigentes de partidos políticos, empleados de los distintos poderes y niveles de gobierno, y público en general. Dada la hora, el estómago vacío y el frío, ya no pudimos quedarnos a la intemperie a escuchar las preguntas del público a la y los ponentes, sin duda interesantes. Nosotros nos limitamos a felicitar a los organizadores y a nuestros colegas y amigos, y a formular un solo cuestionamiento a los tres. En un ámbito donde la clase política no respeta al ejercicio periodístico, como en Aguascalientes, mientras en otros países se busca hacer un nuevo periodismo, por ejemplo, renunciar a la publicidad oficial pagada con dinero del pueblo –que en adición, cada vez es más escasa y contaminada- y buscar el apoyo de los consumidores de géneros periodísticos, preguntamos algo así como esto: “¿Estarían ustedes de acuerdo en que se instituyera, como lo hizo el Parlamento Europeo, un Fondo de Apoyo al Periodismo de Investigación, que hiciera posible desvincular al periodismo del poder público? Matices más, matices menos, Lizeth, Carlos y Rodolfo, estuvieron de acuerdo. Por ejemplo, Romero fue enfática en que la comercialización del periodismo no incluye el criterio editorial, es decir, “no porque me pagues, me voy a subordinar”. Rodolfo hizo ver que Aguascalientes no es como otros países donde evoluciona el periodismo en estos momentos y, por tanto, el nuevo periodismo mexicano tendría que tener otras características. Sin embargo, aprobó que el buen periodismo debiera ser apoyado por los consumidores. Carlos enfatizó, digamos con más intensidad y decibeles, que se creara el Fondo de Apoyo al Periodismo de Investigación, porque el buen periodismo debe ser reconocido… En términos muy generales, aplaudimos sin reserva el que nuestros compañeros de oficio hicieran este interesante ejercicio público. Nosotros creemos que el periodismo de investigación –hay que subrayarlo porque no todo el periodismo investiga, debiendo hacerlo para contrastar y legitimar- debe desvincularse del poder público –el político y el económico, sobre todo- y socialmente comprometido, solicitarles a los consumidores de este tipo de productos de la comunicación un donativo a su trabajo, como lo hace The Guardian en Gran Bretaña y Animal Político en México, para no ir muy lejos… En Aguascalientes, la ingenuidad y la debilidad estructural de la clase política, le impide valorar las bondades de la comunicación social, salvo un caso excepcional galardonado y reconocido. En su lugar, desperdicia millonadas de presupuesto estatal, de dinero del pueblo, en dividir al periodismo, creando ínsulas de favoritismos y témpanos de asilamientos. Para este poder político pueblerino solo existen sus medios amigos y los demás no, aunque sean más representativos… En estos días el periodismo en general debe asumir una posición respecto a esta controversia: La revista Proceso recibió una réplica del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Proceso respondió: “No somos de derecha ni de izquierda, somos periodistas”. Nuestro amigo Álvaro Delgado escribió ayer en El Heraldo de México, en El periodismo ante el poder: “El periodismo remueve, escudriña, examina, documenta y difunde el ejercicio del poder y sus excesos. El poder acota, burla y combate el escrutinio al que lo somete el periodismo, al que reprime y extermina si hace falta. El poder es control; el periodismo, libertad”.

LA COSA ES QUE…

Y remata: “Así como el presidente electo anuncia, como parte de su ofrecida `Cuarta Transformación’, que separará el poder político del poder económico, lo necesario y urgente es que también rompa con la tradicional relación entre el poder público y los medios de comunicación cimentada en el dinero público y las complicidades”; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *