COSA DE PRENSA

 

 

  • Rumbo a la Cuarta República
  • Todos queremos participar
  • Soberbia hundió más al PRI

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., martes 3 de julio de 2018.- A las 20:10 horas del domingo, cuando Meade aceptó su derrota,  se produjo “el parto de los montes”. Es decir, el nacimiento del nuevo México. Todavía no sabemos si es o no, el que Usted y yo, y la mayoría de los casi 90 millones de mexicanos que votamos este 1 de julio soñamos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en el menú de opciones ofrecido por Andrés Manuel López Obrador, hay más de una razón para estar optimista y particularmente, esperanzado. En el caso particular nuestro, estamos sensiblemente interesados en la Cuarta República, todo lo demás nos resulta menor. Para darnos una idea del trabajo que costará esta enorme transformación, hay que imaginar primero qué ocurrió durante la Independencia, cuando los mexicanos eligieron un emperador en Agustín de Iturbide y luego el primer Presidente, con Guadalupe Victoria, y Vicente Guerrero dejara en nuestro ADN nacional que “La Patria es Primero”; después había que seguir a la Reforma, con Benito Juárez, quien al igual que Andrés Manuel López Obrador y muchos otros candidatos presidenciales luego presidentes, no obtuviera la confianza de los electores aguascalentenses, con otro emperador pero éste extranjero, de nombre Maximiliano; y desembocáramos en la Revolución, cuando México tenía los latifundios más grandes de América Latina, como era el de la familia de Juan Sánchez Navarro, el ideólogo del sector privado que pusiera de rodillas a todos los presidentes que se cruzaron en su camino, principio semilla con el que Efraín González Luna y Manuel Gómez Morín fundaran el Partido Acción Nacional, la nueva fuerza política de Aguascalientes, que tardará muchos años en ser desplazada, si acaso resucitara el PRI; dudamos vivir para verlo… Pero de ese tamaño es la Cuarta República que se propone construir Andrés Manuel López Obrador. Por supuesto que haremos nuestra parte, igual que en 2000 cuando se dio la primera alternancia, que no nos llevó a los mexicanos más que al callejón de las vergüenzas, a “la docena azul perdida” de Fox y Calderón, infinitamente peor que “la docena trágica” de Echeverría y López Portillo… En 2000 México cambió y el periodismo también, en 2018 México empieza a cambiar y el periodismo también cambiará. Ahí estaremos nosotros… El PAN ofreció conferencia de prensa ayer y a través de su presidente local, Paulo Martínez López, agradeció la confianza de la ciudadanía, al confirmar a este instituto político como la primera fuera política de Aguascalientes. Acompañado de la mayor parte de los candidatos triunfantes de estas elecciones –además de los locales, Antonio Martín del Campo y Martha Márquez, virtuales senadores; Sylvia Garfias Cedillo y Martha González Estrada, diputadas federales- y los representantes de los partidos de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, se hizo un llamado a dejar atrás la contienda electoral y actuar con madurez, serenidad y responsabilidad, con las mira puesta en lo que sigue… Por la mañana en el PRI Estatal, los rostros compungidos de los líderes de colonia, o comités seccionales, aguardaban a su líder Enrique Juárez Ramírez, para saber qué sigue. Lo que ahí se veía era exactamente lo mismo que una agencia de inhumaciones, ni más y ni menos. Muy oportunamente lo advertimos en este espacio, pero salvo algunas excepciones, como la clase política no sabe leer política, no pasó nada y el inútil liderazgo de papel de “la jefa” Lorena Martínez siguió su curso, hasta echar al precipicio del desprecio toda esa tradición priista que construyera este país. ¿Cómo entender que solamente un perfil mediocre e inexperto, como el de Juan Manuel Gómez Morales, el hijo de Augusto Gómez Villanueva, haya quedado como diputado plurinominal?… Rafael Herrera Nájera, delegado local de Democracia Interna del PRI, que preside el exgobernador oaxaqueño, Ulises Ruiz, nos adelantó ayer que en breve se iniciará a nivel nacional, el proceso de refundación del PRI. Consideró urgente la necesidad de replantear el nivel de oposición pero mejor aún, “¿hacia dónde queremos ir?” Reprochó amargamente que los reclamos de la disidencia interna priista no fuera escuchados, cuando se protestó contra la inexperiencia de Enrique Ochoa Reza y Aurelio Nuño. Eso nos lleva al momento en que Enrique Peña Nieto aceptara la renuncia a Manlio Fabio Beltrones, error del que nunca se recuperó. “Ni qué decir del PRI Aguascalientes, se hundió más en la soberbia”; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *