COSA DE PRENSA

  • Una historia de corrupción
  • …Y también de impunidad
  • MOS, sensibilidad política

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., jueves 10 de mayo de 2018.- Para el periodista profesional escribir todos los días los asuntos de interés público nacional y local no es nada sencillo. Y menos todavía, hacerlo con irreprochable responsabilidad social; es decir, sin que le reclamen a uno alguna inconsistencia, barbaridad o ilegalidad por infringir no solo la antes Ley Federal de Imprenta y hoy Ley Reglamentaria del artículo 6º Constitucional, o que lo tengan que llevar a los tribunales acusado de difamación. No han sido pocos los agentes investigadores del Ministerio Público que han hecho comparecer en barandilla a periodistas, acusándolos de haber perjudicado la imagen de ostensibles violadores del orden público –llámese abuso de cualquier índole que los convirtiera en un asunto de interés general- como veremos en esta historia de corrupción e impunidad aquí en Aguascalientes, que le aseguramos le va a dejar la boca abierta más de una vez: Toda una red de corrupción e impunidad en perjuicio de la gente sencilla, las personas humildes que con dificultades se hacen de un patrimonio y con mucha facilidad, un vivales –influyente y con cargo público, además con muchos alumnos agradecidos que le tuvieron que pagar con su contubernio quizá las calificaciones universitarias- del que detallaremos mañana viernes… Por lo pronto, insistimos en que para un periodista profesional no es nada sencillo escribir todos los días los asuntos públicos más relevantes, sacrificar infinidad de horas-días-semanas-meses y años-familia, por atender “la nota”. Porque “la nota es la nota, sin importar que nos caiga gordo el reportero que la traiga”, decía Carlos Marín, ese mismo que pone cara de enojado inquisidor de la Colonia cuando entrevista a algún candidato presidencial, como si él fuera dueño de la verdad absoluta… Estamos viendo en las campañas presidenciales que los temas prioritarios son la inseguridad, la corrupción y la impunidad, y todos los demás problemas nacionales y regionales son secundarios: economía y empleo, educación e investigación científica, vivienda y alimentación y, en suma, calidad de vida… Estamos a unas horas de que se haga justicia a medio poblado de Sandovales, en el municipio de El Llano, donde desde 2013 quien esto escribe publicó en el periódico local La Jornada Aguascalientes, cómo un sujeto pretendía despojar de sus viviendas a medio centenar de pobladores, alegando que eran de su propiedad porque su fallecido padrino se las había cedido… Iniciamos aquí esta historia de corrupción e impunidad en Sandovales, El Llano, con una síntesis de un voluminoso expediente que bien daría para un libro que estuvimos a punto de empezar a escribir hace unos años. A lo mejor ya haya llegado el momento. Lo que sigue es la verdad histórica y jurídica de la comunidad de San Miguel de los Sandovales, que desde el año de 1992 se incorporó a la municipalidad llanense. La comunidad referida es una parte de lo que fuera la hacienda del señor José de Jesús Cuéllar en San Francisco de los Viveros. Con fecha del 14 de febrero de 1924 el hacendado Cuéllar heredó a sus hijas menores de edad María Concepción Consuelo y María de Jesús Cuéllar, un poco más de 485 hectáreas a cada una de ellas, es decir, cerca de mil hectáreas en total, según consta en la escritura con la fe del notario público Manuel Ballesteros. Años más tarde, en 1944, ya casada María de Jesús Cuéllar de López Padilla, vendió al señor cura de Sandovales, Jorge Carrillo Villalobos 49 hectáreas, enclavadas en la población de San Miguel de los Sandovales. Así dice una parte de la documentación, nosotros suponemos que en realidad fue un donativo que no podía escriturarse a nombre del presbítero Carrillo Villalobos, por lo que éste pediría que se escriturara a nombre de su sacristán Genaro Esparza de la Rosa… Estas últimas líneas, desde donde citamos a “la verdad histórica y jurídica”, son la génesis de un conflicto que en más de una ocasión, incluso, estuvo a punto de ser desbordado por la violencia, por parte de medio centenar de familias que estuvieron cerca de ser despojadas de sus casas.

LA COSA ES QUE…

Estamos a unas horas del desenlace de esta historia de corrupción e impunidad. Una de las aristas notables de esta investigación periodística es que al fin surgió la sensibilidad política del gobernador Martín Orozco Sandoval; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.