COSA DE PRENSA

Willy Gómez Marmolejo comenta a Andrés Manuel López Obrador la pregunta que iba a hacerle y que no hubo tiempo, en su encuentro con empresarios aguascalentenses el pasado martes 13 de enero en el Marriot, aquella de “al diablo las instituciones”.

 

  • Willy Gómez Marmolejo y AMLO
  • Todo poder hace lo que quiere
  • Desorden y pérdida de valores

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., lunes 9 de abril de 2018.- El 26 de enero relatamos aquí la pregunta del empresario del diseño textil aguascalentense Willy Gómez Marmolejo a Andrés Manuel López Obrador, aquella de “al diablo las instituciones”, al término de la reunión de AMLO con la IP local. En opinión de Gómez Marmolejo, el Peje tiene los hilos de la información del país: “Eso lo hace ser un hombre poderosamente político, porque tiene toda la información más cercana y más sensible en su corazón, en su cerebro y en toda su sensibilidad. Le permite conocer de primera mano toda la problemática del país”. Pero el empresario no se pierde en laberintos retóricos. Precisa: “Sé que por ahí tiene una de sus fallas tremendas, que es la de escuchar poco. O sea, oye mucho pero escucha poco. Eso se refiere a que mucha gente que tiene algo de información valiosa se siente no escuchada por él. A veces compro también ese tipo de visión, pero también es imposible que una persona tenga todos los equilibrios al 100%. Seguramente debe de tener fallas graves, pero yo espero que sus atributos sean mayores que sus fallas y que la voluntad que tiene de cambio y de hacer las cosas, y trascender en un país como México, donde realmente haya un cambio. Un cambio no cosmético, sino un cambio de rumbo. El país ya no aguanta más, México ya no puede estar sujeto a una economía de mercado tan libre, donde haya una nomía (ley o gobierno) de parte del Estado, porque no existen normas para controlar nada y todo mundo que tiene poder económico hace lo que lo que le viene en gana, no respeta la ley”… Willy Gómez Marmolejo opina que el respeto a la ley tiene que empezar, igual que en el combate a la corrupción, de arriba para abajo. “El primero que debe respetar la ley es el de mero arriba y desde ahí empezamos con el Presidente hasta los señores ministros de la Suprema Corte de Justicia”, subrayó…. Le preguntamos: “Dice Noam Chomksy que al no estar de acuerdo los principales empresarios estadunidenses con López Obrador se crearía una tensión económica y política si ganara. ¿Cómo podría sortear México, en caso de que gane López Obrador, una crisis económica y política con el poder económico y político de Estados Unidos? ¿Cómo podría ser? ¿Qué escenarios podrían plantearse? “El escenario más positivo que yo podría ver de corto plazo, sería pensar que sus asesores de mayor formación, que los tiene, Mario Di Constanzo, algunos otros académicos porque tienen inclusive, despachos que dan asesoría de carácter internacional, como Ramírez, el economista éste que tenía antes como posible candidato para la secretaría de Hacienda. Como él existen varias gentes valiosas y desde luego, empresarios de la talla de Alberto Romo, que a él se ha sumado otro grupo también importante, que son visibles por ahora, pero que están con él y que de alguna manera lo han acercado a tener trato directo con los representantes de las empresas trasnacionales de mayor peso en algunas áreas y que en su momento ellos mismo expresaron que cuando fue el jefe de la Ciudad de México nunca tuvieron problemas ellos como empresas, jamás fueron ni extorsionadas ni tuvieron conflictos de interés con el Gobierno de la Ciudad de México, fueron respetados al ciento por ciento. Ya no digamos los empresarios locales que obviamente sintieron el apoyo de un gobierno que estuvo abierto, incluyendo con capital semilla en la inversión de 600 millones de pesos para el rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México, algo que no se había hecho en toda las historia de la capital”.

LA COSA ES QUE…

La capital había sido abandonada, su mejor época había terminado con Gustavo Díaz Ordaz, por los dos últimos años de Ernesto Uruchurtu, y desde entonces México iba en caída libre en un desorden total y una pérdida de valores y de todo tipo de cosas, y de una corrupción tremenda, resumió Willy Gómez Marmolejo; qué tal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.