COSA DE PRENSA

Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, con su esposa doña Leticia Carrillo Cázares y Tatiana, atrás. Si viviera Maquío, ¿aprobaría que la más aguerrida de sus hijas, sin duda, una irredenta sacerdotisa de la democracia, fuera coordinadora de la campaña de Andrés Manuel López Obrador? No creemos.

 

 

 

  • Tatiana nos deja boquiabiertos
  • De “los polvos de otros lodos”
  • ¿Qué pensaría Maquío de eso?

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., martes 16 de enero de 2018.- Dice Sirácides en las Antiguas Escrituras que “no hay nada nuevo bajo solo” y pareciera que así es, especialmente cuando como Pablo Neruda, “confesamos que hemos vivido”. Sin embargo, en uno de los oficios más antiguos del mundo en el que jamás se pierde la capacidad de asombro, el periodismo, un día sí y otro también, como acuñara magistral Pancho Cárdenas Cruz, nos encontramos con cosas de prensa que nos dejan boquiabiertos… Hablamos de la noticia que ayer dio Andrés Manuel López Obrador, con los nombramientos de Tatiana Clouthier Carrillo como su coordinadora de campaña y el empresario neolonés Alfonso Romo, como su jefe de Estrategia y Enlace con Empresarios, Gobierno y Sociedad Civil, precisamente allá donde ya dijimos que los neoloneses ya quieren que el Presidente de la República sea uno de los suyos, y cuando todos sabíamos que el coordinador de campaña sería precisamente don Alfonso. Bueno, golpe de timón y cambio de caballo a mitad del río… La presentación que hace López Obrador de Tatiana Clouthier no la describe al 100, como lo merece la señorona que es una persona excepcional y la verdad es que por ella, por Esteban Moctezuma Barragán y por dos que tres figurones más que andan en la campaña de Morena, por supuesto que vale la pena votar, aunque no se pueda como al estilo Jalisco, “arrebatar si pierden”, como está aspectado… Y viene a la memoria aquella campaña presidencial de 1988 con Manuel J. Clouthier del Rincón, quien por cierto, tenía muchos hijos e hijas, el mayor de los cuales era Manuelillo y Tatiana, la que más se parecía a su padre, por entrona… Lo hemos relatado otras veces, si en los casi seis meses de campaña de Maquío, el junior que hoy anda de independiente, Manuel Clouthier Carrillo, lo acompañó tres veces fueron muchas. Había una particular tristeza en Clouthier cuando nos platicaba a Ricardo Alemán, Juan Gerardo Reyes y yo, el pesar que le causaba que no lo acompañara su hijo, nomás porque le iba al PRI; qué cosas. Y con muchas frecuencia ahí estaban, en la comitiva, abordando y descendiendo de “El Chamaquío” Leticia Carrillo y sus hijas Tatiana, Lucía y Rebeca. Incluso la señora Clouthier y Tatiana llegaron a hacer uso de la palabra en algunos mítines de Maquío, en contra de la corrupción, a favor de la democracia y, sobre todo, pedían que no le amarraran las manos a Clouthier, como parecía que lo hacía el sistema en aquel memorable 1998… Recordamos con memoria fotográfica cómo nuestro compañero y amigo reportero de El Universal, y hoy senador del Partido del Trabajo,  Marco Antonio Blázquez, que cubría la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas, me preguntaba cuando coincidíamos en la sala de redacción del periódico al regreso de una etapa: “Oye Javier, Heberto Castillo va a declinar en favor del ingeniero, ¿no crees que Maquío haga lo mismo?” “No creo”, le contesté, “pero déjame preguntarle en la próxima entrevista, es buena pregunta”. Y así lo hicimos, creo que fue por allá por las tierras del general, las michoacanas, donde Juan Gerardo Reyes y yo le hicimos la pregunta. Y no, para nada, no le concedió la mínima posibilidad a declinar en favor de la izquierda, antes al contrario, se sentía más fuerte que nunca. Y en realidad sí lo estaba. Y el tiempo nos dio la razón, nunca bajó los brazos Manuel de Jesús Clouthier. Terminó la campaña, se produjo el fraude electoral y Maquío siguió sin quitar el dedo del renglón, y moriría en la raya… No obstante, el hecho de que el anuncio amlista haya sido hecho en Monterrey lleva toda la jiribilla del mundo. Sospechamos que el adversario no está en el PRI ni en el PAN, sino ahí, en el Cerro de la Silla.

LA COSA ES QUE…

Me pregunto: si viviera Manuel J. Clouthier ¿aprobaría que la más aguerrida de sus hijas, sin duda, una irredenta sacerdotisa de la democracia, Tatiana, fuera coordinadora de la campaña de Andrés Manuel López Obrador? No creo. Como tampoco creo que estuviera de acuerdo doña Leticia Carrillo, consejera del PAN hasta 2004, apenas fenecida el pasado 15 de diciembre, a los 84 años de edad; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.