COSA DE PRENSA

  • No se rajen si no son candidatos
  • Nada qué ver con los gasolinazos
  • A pesar de todo: “Vamos a ganar”

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., jueves 4 de enero de 2018.- Fue la exalcaldesa de San Francisco, Margarita Gallegos, quien ante José Antonio Meade llamaría a las cosas por su nombre, al decir que veía un priismo muy unido, sin embargo le pediría no bajar los brazos a quien no resulte candidato, que demostraran su priismo también en las malas, que no se rajen si no son candidatos. Eso le quedó muy claro al precandidato, que no es del todo cierta la unidad porque en Aguascalientes su partido carece de líderes carismáticos, comprometidos y sensibles. Así lo han demostrado en los últimos procesos electorales. Eso no es un buen augurio para Meade porque ya sabe con quiénes va a contar y con quiénes no… En el desayuno de ayer en el hotel que antes se llamó Río Grande, hablaron muchos oradores y todos los grupos estuvieron representados: los de Lorena Martínez Rodríguez, Carlos Lozano de la Torre, los Olivares Ventura, los Granados,  Fernando Palomino Topete, Oscar López Velarde, Augusto Gómez Villanueva, entre otros. Bueno, hasta asistiría Gabriel Arellano Espinosa, algo que seguramente no le gustará al señor del Palacio Rincón Gallardo que ya lo tenía agendado para que asumiera la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Empresarial… Meade Kuribreña se dio cuenta que el voto del priismo aguascalentense no le ayudará mucho el domingo 1 de julio, porque no hay una mística priista que lo garantice. Nos recuerda cuando hace pocos años, el presidente Enrique Peña Nieto felicitara al gobernador Carlos Lozano por su exitosa promoción económica que ubicara a Aguascalientes entre los estados con mayor crecimiento hasta 2016. Pero también le reprocharía el no saber ganar elecciones. Lozano de la Torre transmitiría ese comentario a la clase política cuando Lorena Martínez se disponía a disputar la gubernatura y la respuesta del priismo fue la indiferencia, el desgano, la apatía; al PRI ya lo dirigía entonces el mismo grupo que lo guía ahora, por lo que es fácil deducir lo que pasará. Los candidatos tendrán que trabajar en serio para sacar adelante sus proyectos y quienes ganen será por su propio esfuerzo, es decir, su personal carisma e individual talento. Como Jorge Galarza, quien pidiera ante Meade mayor participación para los jóvenes, algo que ya es estatutario; el regidor Netza Ventura, quien se perfila para candidato a diputado, pidió que se abra el abanico de la competitividad de aspirantes; Roberto Tavarez Medina ponderó las alianzas y la unidad partidista; Palomino Topete reseñó el proyecto de país que ha logrado su partido, David Galván resaltó las oportunidades que tendrán las juventudes priistas, Irais Cardona señaló la importancia del voto femenil, Néstor Camacho abogó por los discapacitados, igual que Andrés Valdivia por los adultos mayores. Hablaron hasta quienes han hecho un triste papel en sus regiones, como el exalcalde de El Llano, Juan Manuel Martínez “El Compadre” y el oscuro diputado David Nájera Moreno, distinto a un Gustavo Granados Corzo que invitó a Meade al béisbol… Con humildad e internamente compungido por el débil papel del priismo local para estas elecciones presidenciales, el precandidato del PRI resaltó su compromiso para que lo acompañen los mejores hombres y las mejores mujeres… En conferencia de prensa posterior Meade diría que la seguridad ha distinguido siempre a Aguascalientes, sin embargo se empieza a sentir amenazada, explicó a los ingenuos que el precio de la gasolina fluctúa internacionalmente y conforme a sus costos, que el narcotráfico no se puede erradicar, va a seguir, pero se puede combatir cambiando la ley y actualizando las políticas públicas en salud e investigación. Lo de AMLO, “es una terrible idea, porque lo que México clama es el combate a la impunidad”.

LA COSA ES QUE…

Aguascalientes no se ha distinguido por su olfato político nacional.  Cuando Benito Juárez pidió su voto lo dieron a Miguel Barragán y en 1914, la Convención eligió a un presidente equivocado. Aunque aquí no tenga mucha ayuda, José Antonio Meade se siente seguro con tres corrientes: lo que dicen la Bruja Zulema, The Financial Times y el priismo nacional: “Vamos a ganar”; qué tal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.