Andrés Manuel López Obrador

 

CAPÍTULO DE SU LIBRO “ENDEREZAR ENTUERTOS” RECONOCE QUE EL DAÑO DE LA CORRUPCIÓN A MÉXICO ES IRREPARABLE

 

 

  • Una muy mala noticia para México todo
  • A eso me he dedicado, a medio resolver
  • Ante agravios esa magnitud no se puede

 

 

COSA DE PRENSA

 

 

CIUDAD DE MÉXICO, martes14 septiembre 2021.- El presidente Andrés Manuel López Obrador, al describir una vez más la dimensión de la corrupción en México, reconoce que no se puede una reparación completa del daño causado.

 

Lo dijo así:

 

“Entonces, ahora que escribí mi libro hay un capítulo que se llama ‘Enderezar entuertos’, a eso nos hemos dedicado, a medio resolver, porque tampoco, ante agravios de esa magnitud, se puede lograr una reparación completa del daño, no se puede”.

 

La versión:

 

PREGUNTA: Buenos días, presidente; buenos días a todos. Erika Ramírez, de la revista Contralínea.

 

Presidente, entre 2010 y 2015 los entonces presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto junto con varios secretarios de Estado, entre ellos, Ernesto Cordero, Genaro García Luna y Salvador Vega Casillas, entre otros, autorizaron la asignación directa de ocho contratos que vencen hasta 2032 por 200 mil millones de pesos para seis empresas: ICA, Prodemex, Arendal, Homex, Tradeco y GIA para la construcción de ocho reclusorios.

 

Sin embargo, estas empresas no hicieron el trabajo y subcontrataron las obras, a pesar de estar prohibido por tratarse de un tema de seguridad pública y de seguridad nacional, y bueno, sólo fungieron como intermediarias para hacer negocios ilícitos.

 

De acuerdo con el expediente, que tenemos aquí y en poder de Contralínea, abierto por la Fiscalía General de la República, todos estos exfuncionarios cometieron los delitos de fraude genérico, administración fraudulenta y ejercicio ilícito del servicio público y daño patrimonial en contra del Estado.

 

¿Cuál es su opinión respecto de que estos dos expresidentes hayan autorizado estos contratos? Y, bueno, hay 30 funcionarios involucrados en todo esto, exfuncionarios.

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Miren, yo ya expuse desde que tomé posesión que no íbamos nosotros a presentar ninguna denuncia en contra de expresidentes, que íbamos a respetar la opinión de la gente, por eso lo de la consulta.

 

Me tocó presentar la iniciativa para que la gente decidiera si se juzgaba a los expresidentes, a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón, a Peña Nieto; ya conocemos los resultados. Salieron muchos a votar, fue muy importante; sin embargo, no hubo promoción suficiente y también la gente no participó, y depende mucho también de todos nosotros, siempre son los ciudadanos los que tienen que tomar la iniciativa, todos tenemos que participar.

Entonces, eso no significa que, como no hubo participación suficiente y no fue vinculatoria, no significa que no se pueda juzgar, pero ese es un asunto que tienen que ver en el Poder Judicial básicamente, la fiscalía y el Poder Judicial.

Mi opinión desde que tomé posesión era de que nosotros teníamos que pensar hacia adelante, de poner el ejemplo y no permitir nosotros la corrupción, y no empantanarnos en escándalos, en la política que se seguía de actos espectaculares, lo que hizo Salinas con el dirigente petrolero y otros actos de ese tipo para terminar siendo un gobierno completamente corrupto.

 

¿Para qué eso? Es mejor dar el ejemplo de que no va a haber corrupción y no permitir la corrupción.

 

Sí ventilar todos los casos de corrupción y que los ciudadanos en libertad puedan presentar denuncia.

 

INTERLOCUTORA: En este caso es un expediente abierto por la Fiscalía General de la República.

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Sí, es un expediente abierto y va a ser la fiscalía la que tiene que resolver.

 

¿Qué es lo que a mí me importa más?

 

Claro que tiene que haber justicia, pero me interesa mucho el poder recuperar, el que haya reparación del daño.

 

En este caso de los contratos, sólo en lo que me falta de gobierno, si así lo decide el pueblo, por esos contratos nos vamos a ahorrar 10 mil millones de pesos porque se renegociaron, teníamos que pagar 16 mil 500 millones de pesos al año y se van a pagar 14 mil, nos ahorramos dos mil 500 millones por año, en cuatro años -porque cuenta este- son 10 mil millones, 10 mil millones.

 

Lo mismo en el asunto de la planta de fertilizante, pues son 200 millones de dólares, aunque el señor dice que no va a pagarlos, porque lo están mal aconsejando, pero yo estoy seguro de que él va a cumplir con el compromiso que suscribió porque tienen que entregar esos 200 millones, y así en muchos otros casos, que podamos recuperar todo lo que podamos.

 

Porque es muy fácil meter denuncias, en estos casos por lo general hay posibilidad que acudan a instancias internacionales y en esos tribunales no les va bien a los gobiernos, siempre ganan las empresas y los particulares, tienen abogados que son especialistas en el tráfico de influencias, no es que sepan mucho de derecho, sino que tienen muchas influencias; pues ustedes ya saben cómo se maneja todo lo relacionado con la impartición de justicia en el país y en el mundo, es un asunto de cúpulas.

 

Acaba la Corte, imagínense, de ordenarle al gobierno que devuelva mil millones de pesos a una señora, Azcárraga, de un juicio que se llevó en el sexenio pasado.

 

Pero a los ministros de la Corte nos les preocupa, esos duermen tranquilos, pero imagínense lo que representa entregar mil millones, cuántas becas para niñas, niños con discapacidad, vacunas, apoyos a la gente más pobre. Son unos insensibles.

 

Porque pueden alegar de que la ley es la ley ¿y qué?, ¿y la justicia dónde queda?

 

Que estuvo mal llevado el procedimiento, bueno ¿y por qué no reponen el procedimiento?, ¿por qué no se plantea que se reponga el procedimiento y se haga justicia? No es de que: ‘Ah, no presentaste a tiempo el escrito, te faltó ponerle la fecha, no asististe a la audiencia’.

 

Entonces, ¿cómo no se van a dar cuenta de que se trata de mil millones de pesos?, ¿que no están ahí para impartir justicia?

 

Entonces, eso es un problema que tenemos. Entonces, sí se puede llegar a un acuerdo y recuperar recursos ya lo hemos hecho, lo hicimos en el caso del gas, esto de los reclusorios y en otros casos.

 

INTERLOCUTORA: Perdón, ¿las empresas que estuvieron involucradas serían tomadas en cuenta nuevamente en su administración para cualquier otro tipo de contratos, presidente?

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Sí, porque si se arreglan no hay problema, también se tiene que tomar en cuenta de que por lo mismo de esta situación de intermediación que existía, la empresa muchas veces que ganaba el contrato no era la que lo operaba, ya muchas de esas empresas ya vendieron o entregaron esos recursos, o los convirtieron en bonos y están en fondos financieros. Entonces, ya pues hay que arreglarse con quienes tienen todavía esos fondos y lo estamos haciendo así.

 

INTERLOCUTORA: Un asunto delicado por tratarse de seguridad nacional, un asunto de seguridad pública.

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Es un asunto muy delicado.

 

Miren, yo nunca pensé que estuviesen tan mal las empresas de construcción y cuando empezamos a gobernar nos dimos cuenta de que tenían más abogados que ingenieros, buenísimos para el litigio y le sacaban al gobierno lo que querían.

 

En este Tren Toluca-Ciudad de México no sólo es lo que destinaron para la construcción, destinaron miles de millones de pesos para liberar el derecho de vía, muchísima corrupción; ahora afortunadamente también ya se está entendiendo, las empresas constructoras, que son otros tiempos, que no tienen que dar moche, que no sirve el influyentismo y que lo único que les pedimos es que cumplan, que sean responsables.

 

Antier decía yo en la presa de Santa María que cuando inauguremos una obra sólo va a decir ‘Gobierno de la República’, incluido municipios, estados y las empresas, para hacerles un reconocimiento, si cumplen con calidad, con tiempo.

 

Es regenerar de nuevo todo lo que tiene que ver con la industria de la construcción, con la ingeniería civil, que llegó a ser de lo mejor en México y de lo mejor en el mundo, y se echó a perder, también con el mal ejemplo de las empresas constructoras extranjeras, de manera especial con las empresas constructoras españolas, que vinieron a hacer su agosto y agarraron a México como tierra de conquista.

 

OHL, ¿cómo se llamaba una que era preferida de Calderón? Repsol, con Repsol hicieron negocios de todo tipo, les dieron un contrato para un gasoducto y para extraer gas en la Cuenca de Burgos, sacaron dinero, muchísimo, Repsol y no sacaron gas, se llevaron muchísimo dinero de Pemex. Bueno, tenía Pemex acciones en Repsol y las vendió a Repsol, firmaron contratos con Repsol para comprar gas del Perú.

 

En España no hay gas; sin embargo, tenían tanta influencia estas empresas que hicieron un acuerdo en el Perú para comprarles el gas y traerlo a Manzanillo, un contrato de 25 mil millones de dólares, interesante porque todavía no se había licitado aquí, que no hubo además participantes, nada más ellos, los de Repsol, y ya en Perú habían logrado el contrato informando de que ya tenían asegurado el mercado en México, que les iba a comprar el gas la Comisión Federal de Electricidad.

 

Pero eso las empresas extranjeras particulares españolas y las mexicanas pues lo mismo se echaron a perder; ahora empieza de nuevo una empresa que fue ejemplo, ICA, se echó a perder por completo.

 

INTERLOCUTORA: Está mencionada en este expediente.

 

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Sí y ahora está en una nueva etapa, que yo espero que se recupere y, sobre todo que recupere prestigio, está dirigida por una mujer, Guadalupe Phillips, que me consta está interesada en que funcione esa empresa, porque antier estuvo allá en Santa María, está en las obras.

 

Porque ¿qué eran estos empresarios del periodo neoliberal? Pues fifís, con todo respeto, no iban a las obras, se compraban aviones de súper lujo, los modelos más recientes, avanzados, se daban vida de monarcas y entonces pues así cómo, sólo con las influencias y con la corrupción.

 

Don Antonio Ortiz Mena, que fue secretario de Hacienda en dos sexenios, dos sexenios y fue muy buen secretario de Hacienda, decía que estaba permitido desde luego hacer negocios y que era necesario el que participaran las empresas, que era fundamental, y yo coincido con él, pero decía algo en lo que también coincido, que se tenían que procurar ganancias razonables, es decir, que obtuvieran márgenes, utilidades del 10, del 15, del 20 por ciento; pero esto no era así, eran atracos, a veces se entregaba el anticipo y se fugaban, y como ya habían dado moche, soborno, no les hacían nada. Muy lamentable.

 

Pues todo eso fue lo que llevó a la crisis México, pero ya vamos saliendo y es una nueva etapa y todos están participando, entendiendo que son otros tiempos.

 

Eso que hicieron con los gasoductos, imagínense, engañan que van a construir 12 plantas termoeléctricas, 12 plantas termoeléctricas y que para abastecer esas plantas termoeléctricas requieren gas, contratar gas de Estados Unidos. No hacen las plantas termoeléctricas, pero sí contratan el gas a precios elevadísimos, hacen su agosto.

 

Igual que los reclusorios, en 20 años se terminan los contratos de los reclusorios, pero los reclusorios, de acuerdo al contrato, seguían siendo de las empresas, ni siquiera pasaban a formar parte del gobierno. Eso ya se logró en la negociación modificar.

 

Pero así el caso de los gasoductos, ¿y cuál es el problema que originan?, ¿por qué es perjudicial?, ¿por qué es dañino este modelo neoliberal o de saqueo? Porque ahora tenemos 40 por ciento de excedentes de gas, o sea, tenemos 40 por ciento de más del gas que necesitamos, del gas natural, y tenemos que venderlo porque lo tenemos que pagar.

 

Pero, a ver, si en vez de negociar con las empresas para buscar una solución nos vamos al pleito, imagínense lo que le dejamos a los próximos gobiernos de herencia.

 

Entonces, ahora que escribí mi libro hay un capítulo que se llama ‘Enderezar entuertos’, a eso nos hemos dedicado, a medio resolver, porque tampoco, ante agravios de esa magnitud, se puede lograr una reparación completa del daño, no se puede.

 

INTERLOCUTORA: Sí, son muchos años, concluyó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.