Cosa

Cosa

COSA DE PRENSA

Daniel Gutiérrez Castorena, exdecano del Centro de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, en la rectoría del doctor Rafael Urzúa Macías (2005-2011) hoy virtual senador de la República por MORENA. (Fragmento tomado de Página 24)

  • Daniel Gutiérrez Castorena
  • Lastres de la UAA, una rémora
  • Carlos Urzúa Macías, orgullo

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags.- Corría el año de 2009, en el rectorado de Rafael Urzúa Macías en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, año en que la clase política haría al pobre más pobre. No le alcanzaba ni para ir a la Feria de San Marcos, la influenza la salvaría de la humillación y cancelaron la gran cantina. Eran meses también de sucesión universitaria, donde el fundador Humberto Martínez de León aseguraría el resto de su vida, pasándole todas sus facturas personales. Cinismo puro… Al año siguiente terminaba su gestión de dos periodos de tres años el doctor Urzúa –el más limpio de todos los rectores, y a los números nos remitimos- hermano de Carlos, quien será no solo el próximo secretario de Hacienda y Crédito Público de Andrés Manuel López Obrador, sino también uno de los principales encargados con Alfonso Romo, de que México no se desbarranque como el Reino Unido con el Brexit, Italia con el populismo, España con el Caso Gürtel y Estados Unidos con Donad Trump. Hay una pincelada pertinente que conviene reflexionar, sobre la miopía política que abunda en todos los sectores de nuestro insuficientemente querido Aguascalientes (si lo quisiéramos, lo defenderíamos mejor, sin beneficios particulares o de grupo): Don Rafael sería candidato del PRI a diputado por el VI Distrito, pero su estirpe, su prosapia con la que había estabilizado el rezago financiero más grave de esa casa de estudios, y su valía en suma, para los “electores”, no sería suficiente: lo cambiarían por un comerciante de El Parián, Guillermo Ulises Ruiz Esparza del PAN, que al terminar su legislatura exigiría a gritos a Carlos Lozano de la Torre un “bono” millonario. Hoy es funcionario de la Fiscalía General del Estado, de las confianzas de Martín Orozco Sandoval. “Dios los hace y ellos se juntan”, como bien lo sabe la insaciable “charola” de Jaime González de León). Lo hemos escrito en otras ocasiones, Aguascalientes se toma mucho tiempo para reconocer a su propia gente. Tampoco es para hacerle un monumento, pero al igual que los fundadores de la Gran Tenochtitlan de 1325, para efectos culturales e históricos, según Miguel León Portilla, los caxcanes y chichimecos, también eran aguascalentenses, igual que el fundador de la Liga Comunista 23 de Septiembre, un joven de 22 años que daría su vida  justamente por los mismo ideales con los que hoy, Andrés Manuel López Obrador recoge la voluntad electoral de la inmensa mayoría de las y los mexicanos: Ignacio Salas Obregón. (Ya hablaremos de él de aquí pa’l real, porque llegó “su tiempo”. Y también de otro personaje de autenticidad semejante, que vivió a Lució Cabañas y combatió las luchas sociales de su tiempo, y que está aquí, con nosotros, orgullosamente aguascalentense. Platicaremos de él a su tiempo)… Regresamos a la sucesión universitaria. Conversamos con Carmen Martínez Serna, decana del Centro de Ciencias Económicas y Administrativas, excelente aspirante, toda una dama; Antonio Rodríguez, director general de Finanzas, libró todo señalamiento adverso y mejor se retiró; Francisco Javier Avelar, decano de Ciencias Básicas, la ladina pusilanimidad encubierta; Mario Andrade Cervantes, decano del Centro de Ciencias del Diseño y la Construcción, la disléxica deslealtad que aun exrector gana más que el gobernador; y con Daniel Gutiérrez Castorena, decano del Centro de Ciencias Sociales y Humanidades, la irreprochable honestidad andando. Si alguien debió ser rector de la UAA en 2011 fue Daniel Gutiérrez Castorena. Pero no eran tiempos de democracia, aunque sus ideales siempre fueron los mismos, don Rafael tenía muchos contrapesos del sistema establecido. Sin embargo, cuando la honestidad histórica haga sus cuentas, ahí estará él: Un señor, cuya dimensión avergonzará a más de uno cuando se reconozca… No fue una, sino muchas ocasiones que don Carlos le reprochaba a su hermano Rafael, las prácticas torcidas de sus antecesores y la mejor forma de sacarlas adelante. Un común denominador, además de la cuna familiar, de Carlos y Rafael. es la sensibilidad de pensamientos -libertad de conciencia y libre expresión- más o menos como la declaración de que no  bajarán de precio las gasolinas y que se mantendrán los principales indicadores de la economía, con autonomía plena al Banco Central, y aquellos con los que el rector epigrafiaba sus colaboraciones para El Hidrocálido. A ambos, les seduce hasta la médula, más allá de los gélidos números y la ciencia académica, la calidez y la siempreviva esperanza de las bellas letras: la poesía.

LA COSA ES QUE…

A Daniel Gutiérrez Castorena, virtual senador por Aguascalientes, le preguntamos por la esperanza de un mejor nivel académico para la UAA y con ella a todas las universidades de México. Nos dijo: “El problema educativo es global. Hay una preocupación muy seria de Andrés Manuel López Obrador, tiene todo un proyecto educativo a nivel superior. Obviamente, algunas gentes nos podrían decir que si van a meter a todas las gentes a la Universidad. Las Universidades son autónomas, se rigen por la Constitución, tenemos que dejar muy claro eso. Pero sí hay una preocupación mucho muy grande porque muchos jóvenes no dejen de estudiar. Ya ahorita en 10 universidades de MORENA están costeadas con los recursos de sus representantes populares y con personal de primer nivel, y creo que ninguna institución educativa va a dejar de recibir el apoyo que le corresponde, para sacar adelante la educación”; qué tal.

 

Dr. Rafael Urzúa Macías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *