COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

Asalto al cuartel militar de Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965.

  • ¿Ante el primer crimen político?
  • Las tres líneas de investigación
  • ¿El 23 de septiembre, dice algo?

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., miércoles 26 de septiembre de 2018.- Con la de hoy son cuatro las entregas consecutivas de este espacio, sobre el alevoso crimen del presidente de la Coparmex de Parral, Chihuahua, Uriel Ulberto Loya Diester, ocurrido el domingo pasado en Parral, Chihuahua. Hemos ido al fondo, como creemos que no lo ha hecho hasta ahora medio alguno, con la finalidad de buscar si en este hecho delictivo se encuentra el primer crimen político del lopezobradorismo, o simplemente se trata de un delito más de la galopante delincuencia organizada, que actuara de acuerdo a “órdenes superiores”, conforme a la más fuerte de las tres principales guerras que libraba el sacrificado y joven empresario meses, semanas y días antes de morir: las iniciativas para crear un Fiscal General de la República Independiente y un Consejo Fiscal Independiente desde el Congreso de la Unión, así como la renuncia del director de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Parral, Rafael Chávez Trillo, “por mentiroso”. Mañana regresaremos a los temas domésticos, pero eso no quiere decir que olvidemos el caso Uriel Ulberto… Precisamente, el hampa había atacado mucho en lo que se conocía como “la Vía Corta”, a cargo de la SCT. El 15 de julio de 2017 los periódicos reportaban: “Incertidumbre, preocupación y miedo es lo que destacan las cámaras empresariales con relación al robo de vehículos en la Vía Corta; solicitan que los tres niveles de Gobierno se coordinen y que el Poder Legislativo apruebe leyes de seguridad interior, las cuales, según refirieron, lograrán más certidumbre a la ciudadanía.

Dirigentes locales de la Coparmex y Canaco manifestaron que a raíz de los hechos presentados el miércoles, cuando siete personas, incluyendo una familia parralense, fueron despojados de sus vehículos en la carretera Corta a Chihuahua, existe una gran incertidumbre y miedo entre miembros del empresariado parralense”. Aquella ocasión, el joven dirigente de Coparmex Parral, Loya Diester, lamentaría la situación y exhortaría a Gobierno del Estado para que la Fiscalía General del Estado y las corporaciones policiacas actuaran con más eficacia. “Entre el gremio empresarial ha habido inquietudes sobre lo agravante que es la situación de violencia; sin duda es de gran relevancia y profunda preocupación para nuestros socios y en lo personal para mí como presidente de la Coparmex. Pero vemos, desgraciadamente, apatía por parte del Poder Legislativo, cosa que es de lamentar”. Igual, Jacobo Dajlala, presidente local de la Cámara de Comercio, destacaría, lo “lastimoso que es para el comercio y el turismo esta situación, no sólo por el evento reciente, sino en general por la ola de violencia. Esta situación es motivo de miedo, un temor que se está generalizando por parte de los comerciantes y los turistas. Desventaja para nuestras fiestas locales, cosa que seguramente, traerá pérdidas” … El 2 de julio del año pasado, Uriel Ulberto se había entrevistado con el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, para pedirle la elección extraordinaria en el 9º Distrito, donde la falta de un diputado federal afectada importantes procesos legislativos en favor de Parral… A finales del citado mes de junio, el presidente de Coparmex Parral pediría en la Ciudad de México que el Instituto Mexicano del Seguro Social construya una “nueva sección” (así la documentaron los medios) en Almanceña. Y el 21 de junio de 2017, Coparmex Parral llevaría a cabo su 17 asamblea anual ordinaria, en la que Uriel Ulberto rendiría su primer informe de labores.

LA COSA ES QUE…

Otro de los ejemplos de la corta memoria es, permítasenos decirlo así, una de “las génesis” del Movimiento Estudiantil de 1968, que se acerca a su Cincuentenario el próximo 2 de octubre, y que fue el asalto al cuartel militar de Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965, en contra de los abusos de gobernadores priistas como Práxedeis Giner Durán, que se había pasado de represor contra su pueblo. Morirían jóvenes campesinos y estudiantes, y maestros rurales como Arturo Gamiz García y el doctor Pablo Gómez, y seis oficiales y soldados; otros cinco muchachos sobrevivirían y sus relatos serían semilla de dos acciones: el Movimiento Estudiantil de 1968 y el surgimiento en 1973 de la Liga Comunista 23 de Septiembre, jefaturada por otro joven de 23 años, el aguascalentense Ignacio Salas Obregón. (Un saludo cordial, doña Rosario Ibarra de Piedra); qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *