COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

Andrés Manuel López Obrador, cuando en 1996 bloqueara pozos petroleros en Tabasco, en demanda de justicia a 40 mil campesinos e indigenas afectados por la extracción del oro negro.

  • Casa del Estudiante Tabasqueño
  • Encarnizada lucha en PAN y PRI
  • ¿De dónde viene la 4ª República?

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., martes 17 de julio de 2018.- Le diremos quién, en nuestra apuesta, será el nuevo presidente del PAN nacional. Antes, la lucha de los grupos al interior de los partidos más grandes del país, el PAN y el PRI, es encarnizada. Nada bueno augura el que en sustitución del guerrerense René Juárez Cisneros haya sido nombrada Claudia Ruiz Massieu, sobrina del arquitecto del destino que alcanzara al priismo el pasado 1 de julio: Carlos Salinas de Gortari, principal responsable de los destrozos que el país ha sufrido durante los últimos 30 años, casi nada. Por ello es por lo que, con la hija del sacrificado José Francisco Ruiz Massieu, prácticamente se le pone casi, casi, el último clavo al ataúd del partido de mayor hegemonía en la historia política de México. Si ese calibre de “reestructuración” se replica en los estados como el de Aguascalientes, sería fácil imaginar que ya no habría más fondo que tocar. Prácticamente desaparecería ese instituto político de la memoria de la gente. Qué pena porque había ahí oficio y talento, más allá de raterías y corruptelas, aun criminales. Digamos que el PRI es necesario para el juego democrático, si desaparece ¿cómo sería la nueva democracia? No hay que olvidar que el poder absoluto es absoluta impunidad… En el PAN el horizonte no es menos borrascoso, aunque “mejor aspectado”, como dirían los analistas financieros. Son muchas las señales que así lo acreditan, en especial si partimos en nuestro análisis de un escenario que hasta ahora ha sido casi pasado desapercibido: La resurrección de la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo Morales, quien hace seis años enviara a ayudarle al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, a su principal operador en el 2000 y el 2006, Diódoro Carrasco Altamirano, exsecretario de Gobernación con Zedillo y antes, gobernador de Oaxaca. El dato se dimensiona casi al infinito si se considera que Moreno Valle había sido el candidato de Elba Esther para suceder a Enrique Peña Nieto, de tal forma que armó una estructura que no se perdió con el desplazamiento del nieto del secretario de Salud de Gustavo Díaz Ordaz, del mismo nombre, por parte de Ricardo Anaya Cortés. En resumen: Elba Esther viene por más de lo suyo y Rafael Moreno Valle es su más fuerte ariete. Sí, así es, ya adivinó Usted respetado lector, nuestra apuesta para presidir al Comité Ejecutivo Nacional del Partido de Manuel Gómez Morín es el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle; tantito por lo que ya anotamos, tantito porque está este otro dato casi inédito: en 1996, cuando acusaban a Andrés Manuel López Obrador de quemar pozos petroleros en Tabasco,  el propietario del Canal 40, Rafael Moreno Valle –donde trabajaban Carmen Aristegui y Ciro Gómez Leyva- pidió al periodista argentino Miguel Bonasso que entrevistara a El Peje. Aquella fue la primera entrevista, duró más de una hora, que le hicieran, y en ella el tabasqueño hablaría de sus orígenes en la política, desde cuando acompañara a Carlos Pellicer Cámara y Enrique González Pedrero en sus campañas al Senado y luego sería delegado del Instituto Nacional Indigenista. Pero no hablaría mucho de la Casa del Estudiante Tabasqueño, en la calle Violeta de la Colonia Guerrero, que honra a Carlos A. Madrazo y financiaba el bardo Pellicer, y donde entre sus amigos estaba el líder de aquel “refugio de los pobres”, Isidoro Pedrero Totosaus, con quienes abrevaría gran parte de lo que hoy está en el espíritu de la Cuarta República. Nótese la coincidencia con la actualidad de este párrafo escrito por AMLO antes de renunciar al PRI en 1988, para el himno priista tabasqueño: “Un día derribaremos al tirano / con la No Reelección, con el Sufragio / ese día con grandeza construiremos / un país justo, libre y soberano”.

LA COSA ES QUE…

Seguimos con el empresario textil aguascalentense, Willy Gómez Marmolejo. Nos dice: “No soy alguien que empezara a simpatizar ahora con AMLO, sino desde siempre: desde 2006 que propuso el cambio de modelo del país, con acciones en primer lugar, como la democracia participativa, donde se pasa la soberanía al pueblo, como proponía en el Cabildo de la Ciudad de México, Francisco de Verdad y Ramos, con ideas están en parte en la Constitución de 1812 de las Cortes de Cádiz”. (Luego le seguimos); qué tal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *