COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • Rolando Eugenio Hidalgo Eddy
  • Ley de Desaparición Forzada
  • Que todos hagan su trabajo

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., jueves 18 de enero de 2018.- En la administración pasada, el polémico general Rolando Eugenio Hidalgo Eddy no se daba abasto en su guerra al crimen. Fue un hombre entregado a su misión. A punto estuvo de capturar a El Chapo Guzmán cuando fuera jefe de la zona militar en Sinaloa. Lo más que pudo hacer fue aprehender a un sobrino de Joaquín Loera, pero eso le valió que apareciera en las puertas del cuartel la cabeza de su jefe de prensa. El general Eddy se iría un tiempo como agregado militar al extranjero y luego regresaría para hacerse cargo de la seguridad pública en Aguascalientes, con Luis Armando Reynoso Femat, y hacerse cargo de aquella secuela de violencia desatada el 15 de febrero de 2007, conocida como “El Jueves Negro”, que reveló la intensidad del crimen organizado en la entidad. Pero sería más adelante, en la administración de Carlos Lozano de la Torre que Hidalgo Eddy daría sus mayores golpes al crimen. Fueron muchos, a pesar de la animadversión que surgiera entre él y el procurador general de Justicia, Felipe Muñoz Vázquez, con quien limpiaría Aguascalientes… En uno de sus operativos el general Eddy llegaría a una casa de seguridad en una colonia popular, rentada por tres jóvenes secuestradores que se auxiliaban de lo más avanzado en tecnología de punta, con equipo muy sofisticado para sus fechorías. La casa estaba acondicionada de tal manera que no se escuchaba en la calle ningún ruido del interior del inmueble, por lo que las víctimas podían gritar o quejarse y nadie las escuchaba. En su interior se cometerían incluso, algunos homicidios. Los delincuentes prosperaban hasta que les cayó encima el guante del general Eddy. El problema fue que los propietarios de aquella casa rentada padecieron una verdadera crisis porque a punto estuvieron de perderla, al quedar integrada a la averiguación previa. Sin embargo, pudieron salvarla pero a costa de pagar mucho dinero por multas y otras cosas, todas ellas oficiales, no por mordidas. Sin duda que episodios como este, que nunca ocuparon las páginas de los periódicos, han contribuido a que en Aguascalientes sea un vía crucis el arrendamiento de casas, es un verdadero problema, no hay mucho mercado… La mañana de ayer fuimos abordados por una joven reportera de televisión y su camarógrafo, para pedirnos un comentario sobre la nueva Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas. Lo primero que vino a nuestra mente fue que esta periodista tiene un buen jefe de Información que le dio una orden de trabajo acerca de un tema de gran interés general… El Registro Estadístico de la Desaparición: ¿Delito o Circunstancia?, del Observatorio Nacional Ciudadano, documentó en febrero del año pasado unas 26 mil víctimas. Hoy, el Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Jan Jarab, estima unas 32 mil desapariciones, las más significativas, las de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, que también han sido documentados con vínculos delictivos. El Observatorio Nacional Ciudadano lamentó: “Tras 10 años de altos índices delictivos y violaciones a los derechos humanos, aún no hemos logrado construir un registro confiable de desaparecidos que permita identificar las causas del problema, analizar sus tendencias y definir líneas de acción claras, coherentes y evaluables”… Para el Comisionado en DDHH de la ONU, la entrada en vigor este miércoles, de la Ley General de Desaparición Forzada de Personas, “podría iniciar un camino hacia la verdad, la justicia y la reparación para miles de víctimas… Es necesario invertir todos los esfuerzos y recursos en la implementación efectiva de la Ley, de manera que tenga un verdadero impacto”… Nosotros creemos que esto último es la clave, no solo para atacar los secuestros, sino también para todo tipo de delitos, tanto del fuero común como del federal.

LA COSA ES QUE…

La clave es que los funcionarios en el sistema de impartición de justicia, empezando por el Ministerio Público y sus auxiliares, los ministeriales y peritos, hagan su trabajo. Creemos que la criminalidad en México ha sido favorecida por los malos funcionarios impartidores de justicia en todo el país; qué tal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *