COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • Hora de la periferia al Centro
  • Los 32 presidentes de México
  • Coraje y esperanza en el 2018

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., viernes 29 de diciembre de 2017.- Invariablemente una Sucesión Presidencial ha sido decidida en el Centro neurálgico del país, hasta ahora la Ciudad de México, aunque de sus 32 presidentes después de Porfirio Díaz (1876-1911) solamente siete nacieron ahí, desde Pablo Lascurain hasta Vicente Fox. De Puebla hubo 3, Ávila Camacho, Gustavo Díaz Ordaz; Querétaro 1, Coahuila 4 con Madero y Carranza, Jalisco 1, Campeche 1,  Veracruz 3 con Alemán y Ruiz Cortines, Sonora 4 hasta Calles, Michoacán 3 con Cárdenas, México 2 con ALM y Enrique Peña Nieto y Colima 1. Ninguno de los tres estados separatistas –Yucatán, Chiapas y Nuevo León- ha tenido un Presidente de la República… A lo mejor llegó el momento de tenerlo… Yucatán (con Campeche y Quintana Roo) al igual que Chiapas,  en los años 20s del Siglo XIX, amenazaban separarse de México, igual que Nuevo León (con Coahuila y Tamaulipas) en la misma época. Pero de estos siete estados mencionados uno prosperó a niveles tales hasta convertirse hoy en día en líder en aportación al Producto Interno Bruto nacional, al bienestar y a la calidad de vida de su población, particularmente la asentada en el valle-oriente, el área financiera de la zona metropolitana de la Ciudad de El Cerro de la Silla… No es un indicio, sino muchísimos los que hablan de la indiscutible jerarquía del antiguo Nuevo Reino de León, que siempre ha rivalizado con el de la Nueva Galicia, como uno de los dos reinados autónomos de la Nueva España… “Rayados”, no es por un equipo de futbol que aún no existía, sino por las pintas en el rostro de sus aborígenes, y es uno de los apodos que tenían al llegar el conquistador portugués Luis de Carvajal y de la Cueva. Monterrey fue fundada en 1596. Juan José de la Garza representó al Nuevo Reino de León en las Cortes de Cádiz que en 1812 emiten la Constitución Gatidana y en 1814 José María Morelos y Pavón se autonombraría representante del Nuevo Reino de León y uniría el destino de Nuevo León al de México sin un consentimiento democrático, pero que se oficializa en 1824. En el Nuevo Reino de León, con Coahuila y Tamaulipas, y partes de Texas, se declaran en 1840 independientes de México y crean la República del Río Grande, pero el Ejército mexicano derrota a los separatistas. En 1846 invade Estados Unidos y abandona en 1848. En 1856 con Coahuila intenta otra separación y en 1864 los separatistas son derrotados y Monterrey es declarada capital de México por cuatro meses. A pesar del apoyo regiomontano, el gobernador Santiago Vidaurri desconoció al presidente Benito Juárez y le negó ayuda económica en su huida de los franceses (1862-1867), luego sería ministro de Finanzas de Maximiliano. A finales del Siglo XIX nacieron los primeros bancos locales y las cerveceras, cementeras y acereras. Inmigraciones alemanas, rusas e italianas, enriquecieron la cultura neolonesa en general y la mimetizaron con la texana. En los 70s sería asesinado allá don Eugenio Garza Sada… El 27 de mayo de 1988, cuando quien esto escribe cubría la campaña presidencial de Manuel J. Clouthier del Rincón, el máximo líder empresarial de entonces, Gerardo Garza Sada, le dijo: “Los miembros de la iniciativa privada queremos un gobierno que se dedique a gobernar, un gobierno que no vea a los ciudadanos como un instrumento de sus fines, que respete y reconozca los triunfos de la oposición si los hubiere; un gobierno subsidiario con sus gobernados, que actúe en congruencia con los compromisos que contrae a nivel internacional. En suma, un gobierno para todos y para el bien de todos” (entonces no existía ‘el bien común’).

LA COSA ES QUE…

Acabó el año y nos resta desearle lo mejor para el que viene. Lo que festejamos es la vida, que no está hecha de deseos, como dice Paolo Coelho, sino de nuestros propios actos. Por eso, de acuerdo a Alfred Tennyson, nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza. Feliz 2018; qué tal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *