INOCENTES

CARLOS FERREYRA CARRASCO

CIUDAD DE MÉXICO, lunes 4 de diciembre de 2017.- Creo que nos pasamos de inocentes cuando pensamos que la amnistía a los jefes narcos es una patochada más de Don Peje.

Dos décadas de estarlo sufriendo sin entender su estilo aprovechado, oportunista y gandaya. Cuando necesito apoyo eclesial regaló terrenos y fondos sin fin a los guadalupanos.

Quiso dejar su impronta en el centro del DF, y se lo entregó, sin restricciones, a Carlos Slim.

El Rayito de Esperanza está consciente de que la lana y el control territorial de más de la mitad del país, está en las garras de los narcotraficantes.

El lema será Voto o plomo. Y por ambos lados saldrán ganando, unos impunidad en su labor de envenenadores públicos y el otro la ansiada cama de Benito Juárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *