COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • A 33 años de Manuel Buendía
  • Empoderaban la narcopolítica
  • Elba Esther depende del voto

 Javier Rodríguez Lozano

AGUASCALIENTES, Ags., martes 30 de mayo de 2017.- Hace unos días relatábamos en este espacio cómo, aquel miércoles 30 de mayo de 1984 entramos a patadas, al anfiteatro de la 5ª Delegación de Policía de Aldama y Mina, en la colonia Guerrero, para ver el trabajo pericial a cargo del subdirector de Averiguaciones Previas, Jorge Aranda, por encargo del celebérrimo Abraham Polo Uscanga, sobre el cadáver de Manuel Buendía, con cinco orificios en la espalda, de los disparos de Rafael Moro Ávila (músico y nieto del expresidente Manuel Ávila Camacho). El periodismo como lo policiaco de nuestra generación éramos bárbaros. Aquello fue hace 33 años que se cumplen en este día. José Antonio Zorrilla Pérez, entonces director de la tenebrosa Dirección Federal de Seguridad, era mucho más que un vulgar homicida. Era el principal enlace del poder político con el narcotráfico -Ernesto Fonseca Carrillo, Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero- al que el exdirector de La Prensa y columnista de Excélsior, Manuel Buendía, le pisaba los callos. Andando el tiempo se descubriría que sobre él pesaba también la muerte del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar, ordenada en Guadalajara por Caro Quintero, yerno del gobernador priista de Jalisco, Guillermo Cosío Vidáurri, y perpetrado por agentes de Zorrilla Pérez, secuestrándolo el 7 de febrero de 1985 para asesinarlo… La noche del 11 de septiembre de 2013 la jueza del Reclusorio Oriente, Belem Baños, ordenaría la liberación de “El Güero” José Antonio Zorrilla. Había sido detenido en 1989 y sentenciado a 25 años de prisión, pero saldría del Reclusorio Norte en 2009. El 13 de junio de 2013 regresaría a la celda, aquella vez del Oriente, por inconsistencias en su liberación. El 24 de enero de 2014, basados en tres exámenes médicos que argumentaban hipertensión arterial, diabetes (que lo dejaría ciego) y males renales, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal le ratificaría la prisión domiciliaria a “El Güero” Zorrilla. Sus abogados trabajaron mucho para conseguirle la prisión domiciliaria, de acuerdo a la edad. Incluso, llegaron a argumentar que había acabado loco. En 2009, con él también saldría de la cárcel Moro Ávila. Es decir, a pesar del oscuro historial de ambos, plenamente documentado tanto en los juzgados como en los medios de comunicación impresos, obtendrían amparos y serían liberados antes de cumplir sus sentencias. Como la de 28 años de Rafael Caro Quintero, quien con la misma “ayuda” obtendría su libertad.

LA COSA ES QUE…

El próximo lunes sabremos quién ganará el Estado de México. Igual que con el Tigres-Chivas, perderá las elecciones el mejor posicionado en las encuestas. Si gana Delfina Gómez, Elba seguirá en la cárcel y si gana el PRI, será liberada, como debió haber sido desde el 6 de febrero de 2015 en que cumpliera 70 años de edad, porque le beneficia el artículo 55 del Código Penal Federal que consagra la prisión domiciliaria; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *