COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • Periodistas en auxilio
  • Vía crucis hospitalario
  • Inenarrable, traumático

Javier Rodríguez Lozano

fjrl-cdpAGUASCALIENTES, Ags., sábado 31 de diciembre de 2016.- Hoy ofrezco disculpas por escribir en primera persona: Inicié mi  formación en 1966, en una generación de periodistas que no solo trabajábamos la nota, sino que también atendíamos llamados de auxilio de personas que nos pedían ayuda, porque alguna instancia pública no les hacía caso. Como suele suceder, el desvalido, el más necesitado, casi siempre es ignorado. Eso lo aprendí de mi maestro Antonio “Indio” Velázquez (+). Así era él y su premio fue una numerosa y noble familia encabezada por doña Gertrudis Monroy. Son demasiados los compromisos para documentar lo que pasa en Aguascalientes con la salud: el sufrimiento de pacientes y familias, en sus vía crucis hospitalarios, es inenarrable, conmovedor, traumático… Jorge Alberto Hernández Sánchez (31) sería intervenido quirúrgicamente de hemorroides el año pasado en el IMSS. Su recuperación fue muy penosa y siguió bajo vigilancia médica. El problema era que con frecuencia se sentía mal y cuando acudía a urgencias no era suficientemente valorado y lo devolvían a su casa, sin tratamiento ni medicamentos. Su empleo en el magisterio empezó a resentir la disminución de su potencial, los directivos del colegio se extrañaban de lo prolongado de su padecimiento. Algunos padres de familia, de buen corazón, le ayudaban consiguiéndole opiniones médicas en clínicas particulares. Los médicos institucionales que le atendían le daban largas. Le  mandaron hacer estudios pero sus resultados no llegaban a manos de quienes lo atendían y crecía la confusión. Así se la pasó Jorge Alberto todo el año, hasta que llegó a mis oídos el caso y, por supuesto, la petición de apoyo. Naturalmente que lo ofrecimos y con el mayor de los gustos. Tratar de ayudar a los demás es la otra cara de una moneda que para mí se llama periodismo, así lo he hecho toda mi vida…  Y al llegar a este punto me viene a la mente toda una ciencia en este tipo de filantropía, que practicaba con mucho éxito el sistema político mexicano, desde el presidente Porfirio Díaz a través de su jefe de prensa, Rafael Reyes Espíndola, y hasta Ernesto Zedillo Ponce de León con Marco Provencio. Nadie en Aguascalientes, salvo una funcionaria de la delegación del IMSS, practica esta ciencia de la que hablaremos después… Me pidieron mi intervención para conseguir que Jorge Alberto fuera atendido en el Hospital General de Zona número 1. Iba a urgencias y lo despedían rápidamente, sin ningún aliciente médico. Volvía a su casa a rumiar su sufrimiento. Naturalmente, recibimos el apoyo descrito, pero en vacaciones como éstas el contacto se hizo más difícil…

LA COSA ES QUE…

El jueves 22 pedí a mi hijo –porque él recibió la petición- que recogiera al paciente, lo trasladara a urgencias y pidiera a los médicos que por favor lo atendieran, porque era orden de la citada funcionaria. Hubo atención médica, pero demasiado tarde, murió el miércoles 28. Feliz Año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *