COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • Ponen la lupa a los dineros de la UAA
  • Es de Miguel Ángel Martínez Berumen
  • Felipe Leal Medina, la otra esperanza

Javier Rodríguez Lozano

jrl-currokAGUASCALIENTES, Ags., miércoles 30 de noviembre de 2016.- Hoy termina el sexenio de Carlos Lozano de la Torre y la Universidad Autónoma de Aguascalientes nunca olvidará el apoyo de su gestión para crecer exponencialmente. Lamentablemente no ocurrió lo mismo con los cuatro ejes fundamentales de nuestra Máxima Casa de Estudios: Docencia, Investigación, Vinculación y Gestión, que el propio Diagnóstico del Plan de Desarrollo Institucional 2017-2024 de la UAA resume en unas cuantas palabras: “En caso de no promover acciones, los efectos del problema pueden llevar al desprestigio de la institución ante la sociedad”… Uno de los muchos escenarios adversos fue oportunamente focalizado, precisamente por quien será en la administración de Martín Orozco Sandoval, secretario de Fiscalización y Rendición de Cuentas, Miguel Ángel Martínez Berumen, al frente de la consultoría externa Martínez Loredo, S.C., que el pasado 8 de enero presentara al rector Mario Andrade Cervantes los resultados de su auditoría, que dictaminan que conforme a los estados financieros al 31 de diciembre de 2014 y 2015, la Universidad no había hecho registros contables del patrimonio (Prepa Oriente, Campus Sur, Torre, entre otros) vinculados a las reglas del Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac), “situación por la cual la Universidad aún no reconoce el saldo real de los bienes tangibles, inmuebles y muebles, ni su respetiva depreciación o amortización, cuyos efectos una vez determinados se considera serán importantes y modifiquen sustancialmente su información financiera”… También dice: “La Universidad incluye un importe de 17 millones 600 mil 571 pesos que corresponden a una erogación de nóminas de jubilados, los cuales serán recuperados posteriormente del Fondo de Pensiones y Jubilaciones… Tiene pendientes de registrar a ese Fondo y se desconocen los montos por no contar con estudios actuariales…” Y por concepto de litigios laborales, “podrían significar un importante efecto adverso… Este hecho no ha sido cuantificado formalmente y por ende el efecto de esta contingencia no ha sido incorporado a la información financiera”… ¿Qué dice la UAA a esto? Admite en su Diagnóstico Institucional: “El proceso de planeación presenta dificultades para mantener la continuidad y el enfoque, la incorporación de requerimientos de cumplimiento en la transparencia y la rendición de cuentas”… Reconoce la UAA en ese documento, que “no hay forma de garantizar que la distribución del presupuesto realmente se haga siguiendo criterios de optimización y alineación estratégica a nivel institucional”… El Diagnóstico Institucional de la UAA describe con precisión, más las debilidades que las fortalezas de la Institución. A lo largo de sus 108 páginas, lo mismo que en el Plan de Trabajo del candidato oficial, no hay plan B.

LA COSA ES QUE…

El segundo de los cinco integrantes de la Honorable Junta de Gobierno, en quienes autonomía y transparencia, crecimiento y honestidad cifran sus esperanzas, es Felipe Leal Medina, del Centro de Ciencias Económicas y Administrativas, cuyo perfil es eminentemente democrático; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *