COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA
  • Autonomía y pluralismo en la UAA
  • ¿Hasta dónde se ha cumplido esto?
  • Ecos, Reunión de Reporteros 2016

Javier Rodríguez Lozano

fjrl-cdpAGUASCALIENTES, Ags., lunes 31 de octubre de 2016.- Antes de entrar a una inédita radiografía de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, es menester recordar dos de sus principios fundamentales, en los que ha girado su vida académica a lo largo de los últimos 42 años desde su fundación en 1974: la autonomía y el pluralismo. ¿Qué los ha caracterizado a ambos? La comunidad lo sabe mejor que nadie, como veremos con puntualidad en otros momentos. Por lo pronto llamémosle los documentos básicos de nuestra máxima casa de estudios en el estado, establecen en primer término que: “La autonomía universitaria incluye la facultad de determinar sus planes y programas, fijar los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico y administrar su patrimonio”. Tema toral de este principio inamovible ha sido el siguiente: “La Universidad hará efectiva la autonomía que la ley le confiere manteniendo su independencia con respecto a los poderes públicos, los partidos, el sector privado, las iglesias y cualquier otro grupo particular de la sociedad”. Naturalmente, eso no la exime de su papel extramuros: “La institución tendrá relaciones positivas con todos los sectores pero no se identificará ni será manejada por ninguno. El ejercicio de la autonomía se hará sin detrimento de la responsabilidad social de la institución y de su obligación de rendir cuentas y someterse a mecanismos de evaluación y auditoría que las autoridades estatales y nacionales establezcan”. Sin embargo, ¿dónde ha estado su espíritu crítico, como lo establece este enunciado?: “La Universidad deberá mantenerse en comunicación con su comunidad, no deberá enajenarse de su ámbito social e intervendrá con espíritu crítico y de manera positiva en su vida; la docencia, investigación, vinculación y difusión se planearán de tal suerte que contribuyan al desarrollo integral de Aguascalientes y de México”. Y en el segundo principio, el del pluralismo, vemos que: “En la Universidad se examinarán y tolerarán todas las corrientes de pensamiento, los hechos históricos y las doctrinas sociales, con la rigurosa objetividad que corresponde a sus fines. Las libertades de cátedra e investigación son inherentes a la esencia de la institución y se entenderán no sólo como derechos individuales de los universitarios a que se respeten plenamente sus opiniones…” Esto se apega a la Universidad de Justo Sierra, aquella de libertad de pensamiento y conciencia crítica. ¿Esto se ha cumplido en la UAA? Lo veremos después…

LA COSA ES QUE…

El organizador es Rafael Martínez Flores, de Formato 21. Esta fue la 6ª edición. Joaquín López Dóriga pronunció un emotivo discurso al estilo Jacobo Zabludovsky: De pie, fuerte y breve. Miguel Mancera ahí hizo campaña, se vale. Lo mejor de todo, los reporteros universales –como se denomina nuestro grupo- deseamos lo mejor a Emilio Viale y nos regocijamos porque muchos de nosotros seguimos siendo huéspedes consentidos de los cuernos de la luna. Así le llamamos nosotros al éxito; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *