COSA DE PRENSA

COSA DE PRENSA

En el segundo debate de 2006 sí participó Andrés Manuel López Obrador. Y a propósito de “las emociones de la democracia”, la mirada de Felipe Calderón en esta gráfica es la única que se visualizaba ya como inquilina de Los Pinos.

 

  • Insuperable ojo de reportero
  • Las emociones de los políticos
  • Sin prensa no hay democracia

Javier Rodríguez Lozano

CDP-jrlAGUASCALIENTES, Ags., miércoles 25 de mayo de 2016.- ¿Cree usted que la lente de las cámaras de televisión sean capaces de “leer” las emociones humanas? Creemos que eso solo lo puede hacer el ojo humano. Nos explicamos: A diferencia del ojo humano las cámaras no pueden contrastar detalles de luz y sombra, de acuerdo a la Universidad de California, cuyos expertos dicen que entre el ojo digital o analógico y el humano hay una diferencia: que éste último se excita y aquéllos no… ¿Cree usted que las emociones de la democracia puedan ser relatadas mejor por un ojo digital que por uno humano? Nos explicamos: El debate organizado por el Instituto Estatal Electoral no permitió la permanencia de periodistas, lo cual es violatorio del artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que establece que “no puede haber elecciones democráticas sin libertad de expresión”. Afuera del estudio donde debatieron los candidatos se instalaron sillas y pantallas de TV para que desde ahí cubrieran los reporteros… De acuerdo al estudio Debates  políticos y medios de comunicación, Janine Madeline Otálara Malassis. Temas selectos de derecho electoral 45 (Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación 2014), “El debate… Suele ser público”.  Aquí no hubo público. Así como en una elección sin debates, la democracia no alcanza uno de sus fines, que consiste en que el ciudadano disponga de la mayor información posible acerca de los candidatos en la contienda y sus diversas propuestas; así tampoco, ninguna proceso electoral puede ser democrático sin la vivencia personal del periodista, porque “estos debates y su difusión en la sociedad constituyen elementos fundamentales del voto libre previsto en el sistema constitucional mexicano”, como dice el citado estudio… Permítame platicarle cómo empezó todo, después de los incipientes intentos de debate de 1987: En 1994 surgió el primer debate, aquel en que Diego Fernández de Cevallos vapuleara a Ernesto Zedillo y a Cuauhtémoc Cárdenas, pero “perdería” el panista. En 2000 sería el liberal Gilberto Rincón Gallardo quien zarandeara a Vicente Fox, Francisco Labastida y Cuauhtémoc Cárdenas y seis años más tarde, Andrés Manuel López Obrador le haría el feo al primer debate y Felipe Calderón se enfrentaría a Roberto Madrazo. Por 56 décimas porcentuales el michoacano ganaría Los Pinos. Y en 2012, sería Enrique Peña Nieto el que eludiría caer en la trampa del “Yo Soy 132” que le pusiera AMLO en la Ibero… La sentencia SUP-RAP-198/2012 del Trife establece que “la Sala Superior dispuso que las libertades de expresión y de información se encuentran estrechamente vinculadas con la de prensa, que implica que los medios de comunicación tengan la libertad de difundir la información. Ninguno de estos derechos puede existir si no se ejercen libremente”.

LA COSA ES QUE…

Esto último no fue permitido por el IEE porque sus debates fueron vistos por las cámaras de TV, pero no por el ojo humano del periodista, que en un nivel profesional óptimo es capaz de ofrecer espléndidas crónicas de las inocultables emociones de la democracia; qué tal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *