Después de 127 años persiste LA RELEVANCIA DEL SEÑOR HOLMES La inteligencia es el camino

Después de 127 años persiste  LA RELEVANCIA  DEL SEÑOR HOLMES  La inteligencia es el camino

 

 

Por Óscar Fidel González Mendívil

CULIACÁN, Sin., lunes 31 de agosto de 2015.- El 23 de diciembre del año pasado (2013*) el juez norteamericano Rubén Castillo, al resolver sobre la demanda entablada por Leslie S. Klinger contra la sucesión de Conan Doyle, decidió en forma sumaria que los personajes, historias y detalles contenidos en las novelas y cuentos de Sherlock Holmes publicadas en los Estados Unidos antes de 1923 son del dominio público. Esto significa que de las cuatro novelas y cincuenta y seis cuentos escritos por sir Arthur Conan Doyle, solo diez historias siguen bajo la protección de la Ley de Derechos de Autor de ese país. En el Reino Unido todas las narraciones de Sherlock Holmes son del dominio público.

Leslie S. Klinger es un abogado nacido en Chicago, editor de los tres tomos de Sherlock Holmes Anotado publicada en español por Ediciones Akal de Madrid. También es el editor de A study in Sherlock, una serie de historias nuevas basadas en el detective, y de la obra que sin haber sido publicada todavía, dio origen a la disputa con la sucesión de Conan Doyle: In the Company of Sherlock Holmes.

La decisión del juez Castillo es importante no solo porque define con claridad los límites de aquello que forma parte del dominio público y aquello que está protegido por los derechos de autor en la narrativa canónica del inquilino de Baker Street, sino porque se da en un momento en el cual Holmes y Watson viven una especie de renacimiento en los medios de comunicación.

En 2009 Warner Brothers realizó una exitosa película dirigida por Guy Ritchie y protagonizada por Robert Downey Jr. como Holmes y Jude Law como Watson. La cinta, ubicada en la época victoriana y apoyada con sólidas actuaciones además de efectos hiperrealistas ganó 523 millones de dólares y dio origen a una secuela en 2011 y ya se habla de una tercera entrega.

La BBC empezó a transmitir en 2010 la serie de televisión Sherlock, creada por las mentes detrás de Doctor Who, Steven Moffat y Mark Gatiss, y protagonizada por Benedict Cumberbatch como Holmes y Martin Freeman como Watson. Cada temporada consta de tres capítulos de una hora y media, aproximadamente, que se basan en la obra de Conan Doyle pero presentan a los héroes en el Londres contemporáneo con enorme acierto. La tercera temporada de esta serie empezó a transmitirse el primero de enero y este mismo domingo 5 (de enero de 2014) saldrá al aire el segundo capítulo. El primer episodio de este año tuvo una audiencia, solo en el Reino Unido, de 9.5 millones de espectadores.

En los EE.UU. la cadena de televisión CBS inició en 2012 la transmisión de Elementary, protagonizada por Jonny Lee Miller como Holmes y Lucy Liu como Watson. La serie que ubica a los detectives en Nueva York en la época actual fue creada por Robert Doherty y tiene a la fecha dos temporadas. En su momento más exitoso logró captar la atención de 20.8 millones de tele-espectadores solo en los Estados Unidos.

Sherlock Holmes apareció por primera vez en 1887 en la novela Estudio en Escarlata y desde entonces ha gozado de una popularidad permanente. A punto de cumplir 127 años, ¿por qué sigue siendo relevante para nosotros el señor Holmes?

No fue el primer detective de la literatura, ese honor correspondió a Auguste Dupin, creación de Edgar Allan Poe. No es un héroe de acción vertiginosa como el Elvis Cole de Robert Crais o el ex policía Charlie Parker de John Connolly. No es tan empático como Wallander de Henning Mankell, ni tan simpático como Kostas Jaritos de Petros Márkaris. Tampoco es tan poético como el inspector jefe Chen Cao de Qiu Xiaolong.

Holmes resume la aspiración de las virtudes intelectuales del ser humano y las lleva a la perfección en el arte de la investigación. Pero no solo es un ente de cualidades de inteligencia, además es un experto pugilista, aficionado al violín y, originalmente, morfinómano. La superioridad intelectual lo hace arrogante, en especial frente a los policías de Scotland Yard, y eso hace del doctor James Watson el intérprete de sus aventuras, para que, junto con él nos maravillemos de sus dotes racionales.

Sherlock significa el triunfo del ingenio, de la astucia. Su existencia reafirma nuestra humana convicción de que la realidad se domina si se aplica a ello la mente racional. Cuando el detective triunfa lo hace a nombre de todos nosotros y derrota a quienes pretenden hacer el mal mediante el crimen. Sherlock reestablece el statu quo mediante razonamientos deductivos e inductivos. En nuestro mundo cotidiano lleno de violencia inexplicable e incontrolable, Sherlock Holmes nos demuestra que la inteligencia es el camino.

Elemental, ¿verdad mi querido paisano?

 

*) COSA DE PRENSA.NET ofrece la más cordial de las bienvenidas a la primera de las colaboraciones de Oscar Fidel González Mendívil, publicada en el periódico sinaloense RíoDoce, el 5 de enero de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *