COSA DE PRENSA / La mejor vacuna

 

 

  • Manejo del miedo es clave
  • De rumor y chisme al hecho
  • Ignorar no suple la realidad

 

Javier Rodríguez Lozano

 

AGUASCALIENTES, Ags., viernes 22 mayo 2020.- Hoy la numerología es muy favorable para una reflexión inusual, acerca de si la prensa nos facilita la vida o nos la complica. En nuestra experiencia particular de décadas reporteriles hubo muchos episodios que nos enorgullecieron, pero también algunos otros que nos avergonzaron. Por ejemplo, “La quiebra técnica de Banpesca 1990”, ordenada por Emilio Viale y publicada en El Universal, único periódico de México que investigara y difundiera aquel episodio de corrupción priista del lopezportillismo, por un lado; y por el otro, la nota roja, de 1976 a 1981 en La Prensa, donde Adolfo Montiel Talonia nos enseñara con enérgica humildad, el daño que se hace al exaltar el lado oscuro de la sociedad… Creemos que la mejor respuesta al papel del periodismo mexicano es el nivel de politización -o concientización y espíritu crítico- de la sociedad, con su máxima expresión en 2018,cuando 30 millones de mexicanas y mexicanos, dijeron públicamente lo que 90 millones de ciudadanas y ciudadanos callábamos: el hartazgo por la corrupción y la impunidad. Eso fue una buena muestra de lo que el pueblo quería y sigue queriendo: honestidad por sobre todas las cosas… Por supuesto que en el siglo XVII, con “El árbol de Cracovia”, no había de otra, y la gente tenía que saber lo que pasaba, lo mismo bajo las sábanas de seda de la corte francesa, donde Madame de Pompadour compartía lecho con “el rey libertino” Luis XV, que elucubrara el desbordamiento de las pasiones humanas que llevaría a la humanidad a la Revolución Francesa… Robert Darnton (1939-) demostró con El árbol de Cracovia, cómo, al pasar los rumores a medios impresos, éstos fueron puestos al servicio del poder, igual que en el siglo XXI en México y el mundo. Fue aquélla, una de las primeras sociedades de la información. El árbol de Cracovia se hallaba en céntrico jardín parisino, adonde confluían las masas con informaciones de toda índole. Entonces era necesario documentar los rumores y los chismes y así, creemos nosotros, nació el periodismo…Pero la pregunta es si la prensa ha sido buena o mala, socialmente hablando. En un sentido muy amplio, naturalmente que ha sido indispensable en términos de información; pero en el otro, aquel que atenta contra la calidad de vida, por supuesto que ha sido negativa. Demos un ejemplo, sin mencionar a los miles de perfiles ciudadanos desacreditados en la nota roja, por un trabajo reporteril incipiente y lo que es peor, una pésima administración de la justicia, donde ministerios públicos y jueces no tendrán perdón del porvenir que está ya encima de nosotros…Veamos un texto tomado de las redes sociales, firmado por Emilio Fiel, alias “Miyoji”, del grupo Personas de Consciencia desde España, que ofrece su opinión acerca del bicho de Wuhan: “Se trata de un virus de laboratorio, no es mortal, y el peligro esencial es el pánico que están generando los medios y las decisiones políticas de la oscuridad para hacer descender la frecuencia vibratoria de la humanidad que se estaba elevando progresivamente hacia una conciencia más global y evolutiva. Es un virus conocido desde hace 40 años y pertenece a la familia del sars, de las vacas locas, del ebola o de la fiebre aviar. Y ¿qué hay detrás de este asunto? Se está tratando de limitar el libre movimiento de las personas, de fortalecer el poder del estado y el control de los datos personales, además de bloquear el crecimiento económico de China (los chinos debían saber de qué se trataba cuando reaccionaron tan pronto creando superhospitales en dos o tres semanas) e incluso intentar la vacuna universal que incluya nanotecnología de control. El control de Hong Kong por los chinos no es lo de menos, ni los intereses farmacéuticos que viven de la enfermedad (recordad la estafa del Tamiflú). Finalmente es una acción conducida por la oscuridad para evitar el proceso de ascensión individual y planetaria en el que estamos inmersos. Y aunque ese virus no sea distinto del de una gripe potente (se salvan la mayor parte de los infectados como sucede normalmente cada invierno), y desde luego no sea un virus mortal (ahora resulta que los medicamentos contra el Sida funcionan contra el coronavirus, lo cual nos pone en un bucle de manipulación biológica en que todos los intentos de alterar a la humanidad vienen del mismo sitio). Tenemos una vez más que mantener la calma a toda costa y no dejarnos llevar por la histeria. Las fuerzas de luz vigilan los intentos nucleares, las epidemias, las guerras, las catástrofes naturales, las redes del 5G y las manipulaciones pseudocientíficas de los laboratorios farmacéuticos… ¿qué podemos hacer como defensa? Hacer pranayama yóguico todos los días (respiración de fuego, bastrika o fuelle, pero aún mejor kriyas de kundalini yoga en el canal central); pasear por la naturaleza, hacer ejercicio y calmar el sistema nervioso para no dejarse agitar por los fantasmas desatados por las organizaciones trasnacionales. También es importante activar diariamente su envoltura luminosa y realizar decretos desde la Presencia Yo Soy para mantener la perfección de nuestro cuerpo y la defensa contra toda fuerza negativa o depredadora. Ordenar al Aliado o ‘animal de poder’ que nos defienda de cualquier intromisión externa y mantener elevada la frecuencia del corazón, con alegría y vitalidad, sin miedo y con confianza en el Espíritu de vida. No os olvidéis de la risa sanadora”.

LA COSA ES QUE…

Concluye: “Un cariñoso abrazo y dedicar vuestras fuerzas a meditar, pasear por la montaña, cantar y danzar. Ahí se esconde la verdadera salud, que está más allá de los que quieren volver a sumergirnos en las viejas estructuras de temor y angustia que han conducido esta sociedad de esclavos a lo largo de los siglos”. Ignorar esto no quiere decir que no exista esa realidad; qué tal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *